Córdoba, 🎶 Pentagrama

Así ha sido el espléndido regreso de la música procesional a las calles cordobesas

La llegada del mes de septiembre siempre tiene un sabor especial en la Córdoba cofrade, toda vez que la copatrona de la ciudad califal, la Virgen de la Fuensanta, celebra cultos en honor a la venerada imagen mariana. Sin embargo, tal y como sucediera el año pasado debido a la situación sanitaria, la celebración no podrán desarrollarse tal y como siempre se ha hecho. Así lo ha decidido la Agrupación de Cofradías en reunión con el Cabildo Catedral tras la reunión celebrada el pasado 30 de septiembre.

Con motivo de esta festividad tan importante en la ciudad califal, se ha organizado un concierto en el Kiosco de la Música, situado en el Paseo de la Victoria, a partir de las 21 horas. En él ha participado la Banda de Cornetas y Tambores Caído y Fuensanta, la Agrupación Musical Sagrada Cena y la Agrupación Musical Redención.

Daba el pistoletazo de salida la Agrupación Musical Sagrada Cena, llevando los sones del barrio de Poniente al corazón de Córdoba, mostrando que el proyecto sigue su línea ascendente pese a los momentos difíciles que ha atravesado durante los últimos tiempos. Sonaron marchas como «Christus Vincit», «Pange Lingua», «Entrando en Jerusalén», «Cantemos al Amor de los Amores» y «Sagrada Cena», ofreciendo así un exquisito repertorio con marchas clásicas.

Caído y Fuensanta ha deleitado a los presentes con un repertorio muy cuidado, en el que han sonado marchas como «El Desprecio de Herodes», «El Alma de Triana» o «La Esperanza». Una puesta en escena, de esta manera, con los marcados tintes trianeros que caracterizan a la formación.

Posteriormente, Redención plantaba sus acordes en el Kiosko de la Música, haciendo sonar marchas como «Señor de la Calzá», «El Camino, la Verdad y la Vida», «Cuando de Miro», «El Santísimo Sacramento» o «En la Cena del Señor», con las que la formación de la Huerta de la Reina muestra una vez más su consolidación como una de las mejores formaciones del panorama actual.

Un retorno que demuestra que, en realidad, la música cofrade nunca ha abandonado la capital, sino que se encontraba en un impás de espera, deseando volver a hacer las delicias de una ciudad, la cordobesa, que necesitaba sonar a cofradías.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup