Cruce de gallardetes, Opinión

Astro brillante de España, apóstol Santiago

“Astro brillante de España, apóstol Santiago, tu cuerpo descansa en la paz, tu gloria pervive entre nosotros”. Esta hermosa antífona, que precede al evangelio que se leerá en nuestros templos en el día de Santiago Apóstol, llega al corazón de todo fiel y emociona a todo cristiano.

Nuestros mayores cuentan, que décadas atrás, al llegar el día de Santiago Apóstol, Patrón de España, nuestras Iglesias y templos se llenaban con aires de solemnidad, se celebraban verbenas y fiestas y otros muchos, aprovechaban este día de fiesta para hacer actividades propias del verano.

A día de hoy, excepto en la comunidad autónoma de Galicia y en algunas ciudades y pueblos que tienen al apóstol como patrón, la figura de este gran santo pasa completamente desapercibida. Me produce una profunda tristeza, que mientras los cristianos y cofrades, no paramos de celebrar decenas de festividades a lo largo del año, la figura del patrón de nuestra querida patria, pase completamente desapercibida.

Unos porque quitaron el carácter de festivo nacional de nuestro calendario y otros por pasividad en las sacristías, han contribuido a que la festividad del santo en el calendario sea un puro trámite de precepto. En esta línea, desde mi punto de vista, creo que no debemos de caer en el conformismo y entre todos, hacer que este día, se viva con aires de fiesta y devoción en el orbe cristiano.

Hoy más que nunca, nuestra amada España necesita mirar al apóstol Santiago, hoy nuestros ciudadanos necesitan también de la ayuda de María para ser apóstoles en mitad de nuestro mundo, hoy, necesitamos despojarnos de complejos y rebrotar desde nuestras raíces en la fe. Los españoles deben de mirar con devoción al seguidor de Cristo, modelo para todos nosotros y así, fortalecernos en las raíces cristianas de nuestra tierra.

La figura del apóstol Santiago es fundamental para entender la fe de este país que tanta gloria dio y da a la fe católica. Por todo ello, es el momento de pedir la protección del apóstol Santiago, para así, ser también valientes en el anuncio de la verdad, que es Cristo a los demás. Es el momento de pedir a nuestros hermanos en la fe, de que esta festividad, se celebre como se merece y entre todos, hacer más grande este día.

No se trata de buscar un día de fiesta más, ¡no! Se trata de ser célibes a nuestra gloriosa historia, esta historia que sin Dios no se entiende y que sin el apóstol Santiago, quizás no hubiésemos sido capaces de entender.

Apóstol Santiago, ruega por España y por todos sus hijos.