A Contratiempo, Córdoba, Internacional, Málaga, Sevilla, 💙 Opinión, 🎶 Pentagrama

Cosas que pasan, bandas de música

Desde que me dedico a esto de contar lo poco que sé de la música cofrade y después de tantos años, siempre lo he echo hablando de bandas de cornetas y tambores y en contadas ocasiones de agrupaciones musicales. Dado que a pesar de que nunca he tenido la fortuna de pertenecer a ninguna, (es más ni siquiera he tocado en una de ellas), me gusta bastante este tipo de formaciones.

De las que nunca he hablado (que yo recuerde) han sido de bandas de música y tiene su por qué. Aunque llevo mucho en esto de las bandas como digo, me considero un músico aficionado. A mi, el mundo de las bandas de música siempre me ha parecido algo complejo, superior a mis conocimientos, dado que para mi una banda de música es (bueno era) algo totalmente profesional tanto en lo musical como en la dirección y organización. Pasa que luego te vas enterando de cosas, vas aprendiendo, vas conociendo y te das cuenta de que en todos lados cuecen habas.

Resulta que desde hace un tiempo para acá vengo escuchando, van llegando a mis oídos y mis amigos me van contando que en las bandas de música hay una serie… bueno mejor dicho hay un problema común del cual, como no, hay su reacción. No voy a generalizar (que después saltará el de turno diciendo que en su banda no pasa eso). Al grano, en la bandas de música los que no son profesionales bien no pagan nada por estar o bien pagan una cuota y además se pagan su instrumentos y uniforme. Lógicamente estos no reciben remuneración económica alguna. Esos son los que dan el callo (como se suele decir) durante todo el año, son los que le sacan las castañas del fuego día tras día a la banda. Luego están los refuerzos y es ahí donde viene el problema.

Nos quejamos (yo el primero) de que hay muchas bandas de cornetas y agrupaciones en las cuales hay mucho arrimado, pero en las bandas de música están a la orden del día. Pero ojo, en esta ocasión y si son profesionales no lo critico, llevan el pan a su casa de esta forma, es su profesión. Incluso puedo entender que, no siendo profesional si por ejemplo alguien me llama para tocar en un momento dado y por necesidad, lógicamente pondría precio a mi trabajo.

Lo que está ocurriendo con esto es que están habiendo serios problemas y desbandadas considerables ya que, lógicamente, los que pagan cuota o los que no pagan nada para tocar y no reciben remuneración alguna, se están dando cuenta de como están haciendo el caldo gordo a la banda, bueno más que a la banda a los que la dirigen y administran por que esa es otra, hay quienes están teniendo una buena ayuda económica de forma anual a costa de los que pagan por tocar y de los ingresos por contrato.

Pues eso que unos pagan y otros son pagados por hacer lo mismo, pero es que además hay ocasiones en que los que son pagados no son ni profesionales y cuando llegan a una actuación sin ni siquiera haber aparecido por un mísero ensayo, la ayuda que prestan es más bien poca, vamos que la lían parda, pero eso si, es muy bonito ver a la banda con setenta componentes siendo veinte contratados, treinta que no pagan ni son remunerados y otros veinte pagando y mientras tanto otros engordando el bolsillo. Me consta que mas de un enfrentamiento ha habido entre los propios «dueños» de la bandas y componentes… en fin, cosas que pasan.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup