Córdoba

Crónica gráfica del proceso creativo de la bambalina frontal del palio de la Virgen de la Salud

La presentación de esta joya para la Reina del Naranjo, representa la conversión en realidad de un sueño colectivo que se ha ido concretando trazo a trazo, puntada a puntada, hasta plasmar en una maravillosa pieza única, el trabajo de todos aquellos que han depositado su esfuerzo para que así sea

Cuando allá por los orígenes del actual curso cofrade, se confirmaba que sería el prestigioso taller de Jesús Rosado el responsable de ejecutar el espectacular diseño de Julio Ferreira, concebido para que la Virgen de la Salud fuese cobijada cada Martes Santo, pocos podrían imaginar que el universo cofrade al unísono quedaría asombrado del modo en que quedó al ser desvelada la maravilla que ambos artistas han cuajado para mayor gloria de la Reina del Naranjo y por extensión para el patrimonio colectivo de la Córdoba Cofrade. Una obra de arte con mayúsculas, de las verdad, no de esas que reciben tal epíteto porque en ocasiones parece que cualquier obra que goza de un diseño y una elaboración manufacturada lo es, sin merecer en absoluto el calificativo. 

La bambalina de la Virgen de la Salud sí lo es, como lo será el resto de elementos que conformarán en un futuro más o menos cercano uno de los mejores pasos de palio de Córdoba, sin discusión. Una realidad absoluta que adquiere mayor relevancia y mérito, en la medida en que la obra se está materializando en el seno de una hermandad humilde, que forma parte de un barrio aún más humilde, pero al mismo tiempo, una hermandad que no descuida jamás sus obligaciones asistenciales -que aprendan otras a cuyos miembros se les llena la boca, con infinita prepotencia, afirmando que su hermandad es la más grande-, y que están siendo capaces de lograr alcanzar una utopía gracias al esfuerzo colectivo de unos hermanos que tal vez no sean plenamente conscientes de que están haciendo historia. Un altar itinerante, un conjunto único e incomparable, cuyo palio se ha de convertir, por derecho propio, en una de las piezas más impactantes de la ciudad, con un diseño más elaborado y una ejecución más impecable de cuantas conforman el patrimonio de la Semana Santa de Córdoba, como bien afirmaba nuestro compañero Fernando del Marco con motivo de la presentación en sociedad de la bambalina frontal.

Una historia que se está alimentando del trabajo en primera linea de Ferreira y Rosado, así como del resto de artistas, todos ellos de primerísimo nivel, que han aportado su creatividad y su dominio de las respectivas artes artesanales que desarrollan. Es el caso de todas las bordadoras que ejercen su labor impagable a las órdenes y bajo la dirección de Rosado en el taller que regenta en tierras astigitanas, indiscutiblemente uno de los más prestigiosos e importantes del panorama del bordado contemporáneo. Una realidad indiscutible que se evidencia con la ingente cantidad de trabajos desempeñados que trufan la información cofrade prácticamente a diario. La presentación de esta joya para la Reina del Naranjo, representa la conversión en realidad de un sueño colectivo que se ha ido concretando trazo a trazo, puntada a puntada, hasta plasmar en una maravillosa pieza única, el trabajo de todos aquellos que han depositado su esfuerzo para que así sea y cuyo proceso creativo se desvela en virtud de esta maravillosa crónica gráfica, realizada y cedida por Manuel Jiménez.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup