Cruz de guía, Opinión

Cruz de guía | La Flexibilidad de la música cofrade

Featured Video Play Icon

Son muchos los conciertos de Navidad que se suceden a lo largo de estas fechas, en las cuales la música adquiere una importancia trascendental a la vez que se flexibiliza y se acomoda a las tendencias de la actualidad.

Es algo parecido a lo que se produce en el mundo de la música cofrade. El concepto «fusión» entre música popular actual y los instrumentos que usualmente suelen constituir el punto sonoro de la Semana Santa, ha sufrido un auge en todos los sentidos hasta llegar a trascender hacia ámbitos nunca antes vistos. Esto sumado a la indiscutible calidad que las bandas de la Semana de Pasión han adquirido a lo largo del transcurso de la última década, ha determinado la constante evolución de la música sacra hacia cotas alejadas, como pueden ser los ámbitos de la música de carnaval o los fenómenos del pop inglés.

Y hablando de carnaval, es muy posible que ustedes hayan visionado cierto vídeo que se ha hecho viral nacido de las entrañas de una de las formaciones musicales del momento. Por supuesto, que no puede ser otra que la banda de cornetas y tambores Paso y Esperanza de Málaga, la cual ha adaptado la presentación de la obra musical y carnavalesca de Antonio Martínez Ares, «El Perro Andalú», al estilo de cornetas y tambores, con gran acierto y con ligeros toques que nos recuerdan a lo que puede ser una marcha procesional en la que el tremendismo de la música descriptiva cautiva al espectador de la mano de una ejecución musical impoluta.

A la mente me viene el concierto en el que Pasión de Linares estrena la versión de «Viva la Vida» de la legendaria banda de Cold Play, en el que también el espectador pudo deleitarse con la flexibilidad que los estilos de agrupación musical y banda de cornetas y tambores han adquirido a lo largo de los años hasta llegar a fusionarse con el estilo de una orquesta sinfónica. Y es que la calidad musical de las formaciones musicales de la Semana Santa ha accedido al campo de la excelencia a través de composiciones musicales con tintes de banda sonora que reflejan el momento, como si de una película se tratase, en el que transcurre la escenografía religiosa a la que la marcha hace referencia.

Posiblemente, en este caso, el carácter carnavalero que posee la composición que interpreta Paso y Esperanza quede a un lado en contraposición con la preeminencia con la que los músicos interpretan la pieza de Martínez Ares. Esto es algo que las redes sociales no han pasado por alto, ante la capacidad y el trabajo desempeñado por la formación malagueña que no ha llegado sino a acrecentar la necesidad aún más imperativa de que las bandas que habitan lejos de los límites de la capital hispalense tengan ese reconocimiento que llevan mereciendo desde hace años. Juzguen ustedes mismos…