Advertisements
Sevilla, ⭐ Portada, 💚 El Rincón de la Memoria

Cuatro procesiones olvidadas del Domingo de Resurrección

La documentación existente en cuanto a las salidas procesionales que se realizaban antaño es extensa aunque con importantes lagunas. A continuación, realizamos un recorrido por aquellas imágenes que salieron a las calles en una jornada tan importante como la de hoy.

El Dulce Nombre – La Quinta Angustia

Jerónimo Hernández ejecuta en 1582 una imagen de Jesús Resucitado, de 170 cm. de altura para la corporación del Dulce Nombre de Jesús. Esta obra que bebe del manierismo sentó la base para otras obras de iguales características que llegaron después. Según los estudiosos, la imagen podría estar inspirada en el Resucitado de Miguel Ángel, ejecutado entre 1520 y 1521, conservado en la Iglesia de Santa María Sopra Minerva, en Roma, o en el grabado de Albrecht Altdorfer, de 1512, que a su vez reproduce un original de Martín de Vos. Su última restauración corrió a cargo de José María Leal Bernáldez y Esperanza Fernández Cañero, quienes realizaron una limpieza y procedieron a la consolidación de la obra entre 2008 y 2010.

La O

En 1618 Pedro de la Cueva recibe el encargo de tallar en madera de pino un Resucitado para la corporación de la O. Policromado por Amaro Vázquez, fue vendida en 1712 junto con el retablo en el que se encontraba a Gines, donde se conserva actualmente. De tamaño menor al habitual, deriva iconográficamente del modelo que Jerónimo Hernández talló para la Hermandad del Dulce Nombre. Bermejo afirma que en la mañana del Domingo de Resurrección la O realizaba una procesión a la Parroquia de Santa Ana donde se celebraba una función solemne con sermón.

La Carretería

A partir de 1791 la cofradía decide efectuar su salida en la mañana del Domingo de Resurrección. Para ello tuvo que contactar con las autoridades con el objetivo de que estas conocieran que estaba agregada a la Archicofradía de la Gloriosa Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo, con sede en la Iglesia de Santiago de los Españoles, en Roma. Fue así como pudo recibir el beneplácito por parte de la curia, que permitió que el misterio de las Tres Necesidades recorriera las calles de la ciudad en dicha jornada. Posteriormente regresó a la tarde del Viernes Santo, recogiéndose este dato en las reglas que se aprobaron a principios de los años sesenta del siglo XIX.

Soledad de San Lorenzo

Fundada en 1549, la corporación cuya titular es de las imágenes marianas más antiguas de toda la Semana Santa vio aprobadas sus primeras reglas en 1557. Además de rendir culto a la Virgen de la Soledad contaba con un Jesús Yacente, un Resucitado y una Virgen de gloria. Bermejo refiere que el Domingo de Pascua de Resurrección iban los hermanos a la iglesia de religiosas del Dulce Nombre de Jesús, llevando “en procesión solemne una imagen del Señor Resucitado colocado sobre el sepulcro, y celebraban en ella función de Resurrección”.  La Hermandad del Santo Entierro también sacaba un Resucitado, que iba desde el Convento de San Pablo hasta una capilla que la corporación poseía en el barrio de los Humeros. Poco tiempo permanecerán la imagen del Yacente, el Resucitado y la Virgen gloriosa formando parte del patrimonio de la Hermandad de la Soledad, pues en 1604, con la supresión de la ceremonia del descendimiento y de la procesión del Domingo de Resurrección, ordenada por el cardenal Niño de Guevara, los hermanos deciden deshacerse de ellas, dejando como única titular la dolorosa. El paradero continúa siglos después siendo una incógnita.

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup