A paso mudá, Opinión

Cuestiones sin resolver… y un Santo Entierro Grande

Cada vez más y, cada día que pasa, tengo más claro al terreno que estamos llevando nuestra Semana Santa. Promesas sin cumplir, problemas sin resolver y nuevas cosas por hacer, pero al final, lo que vende es lo que importa.

Desde hace unos meses, o quizá varios más, la rumorología de que las hermandades del Sábado de Pasión lleguen hasta la SIC, parece ser una posible realidad. Una realidad, que cuanto menos no comparto, ya que, aunque duela a muchos, el Sábado de Pasión, y obviamente, el Viernes de Dolores, no son jornadas de la Semana Santa. Como dice las Sagradas Escrituras de la Santa Biblia, la Semana Santa comienza el Domingo de Ramos;

Las lecturas del evangelio empezarían, según San Mateo 21: 1-11, narrando la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén.

Por ello, todo lo demás son inventos. Y no digo que las hermandades no salgan en vísperas, al revés, son necesarias, pero no podemos considerar Semana Santa a esos días, pero es algo que debería quedar más que claro.

Seguidamente, algunas de las jornadas de la Semana Santa de referencia, la madre de la Semana Santa como algunos la llaman y la consideran, tienen menos organización que aquello que no está aún organizado. Por no ir más lejos, la Madrugá de Sevilla sigue siendo uno de los descontroles más descontrolados de cualquier Semana Mayor. ¿Tan difícil es un decretazo, o imponer una organización en condiciones? No sé, llamadme loco.

Mientras tanto, a diestro y siniestro se publica y se manifiesta que se realizará un Santo Entierro Grande, y ¿sabéis qué pregunta me hago? Una que tiene una respuesta clara. “¿Saldrá bien en cuanto a organización?” Pues seguro que sí, porque es algo que vende respecto al público más que un día cualquiera.

Pero bueno, todo se andará; mientras tanto, seguiremos “disfrutando” de los parones de las cofradías en distintas jornadas, así como reverencias improvisadas.