Advertisements
Evangelium Solis, 💙 Opinión

“Dad al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios”

El compromiso con la verdad y con la justicia hunde sus raíces en su experiencia de fe. La respuesta de Jesús a los discípulos de los fariseos y a los herodianos no es fruto de la retórica ni de una habilidad discursiva. Su respuesta lleva a plantear qué imagen y qué experiencia de Dios sostienen la religiosidad y el compromiso con la realidad. Por ello, llega a Gente de Paz un nuevo Evangelium Solis. 

Lectura del santo evangelio según san Mateo 

En aquel tiempo, se retiraron los fariseos y llegaron a un acuerdo para comprometer a Jesús con una pregunta.

Le enviaron algunos discípulos suyos, con unos herodianos, y le dijeron:

«Maestro, sabemos que eres sincero y que enseñas el camino de Dios conforme a la verdad, sin que te importe nadie, porque no te fijas en apariencias. Dinos, pues, qué opinas: ¿es lícito pagar impuesto al César o no?».

Comprendiendo su mala voluntad, les dijo Jesús: «Hipócritas, ¿por qué me tentáis? Enseñadme la moneda del impuesto».

Le presentaron un denario.

Él les preguntó: «De quién son esta imagen y esta inscripción?».

Le respondieron: «Del César».

Entonces les replicó: «Pues dad al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios».

Palabra del Señor

Dad al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios. Seguramente has escuchado más de una vez esta frase, y en muchas ocasiones se ha malinterpretado, como si nuestra fe no tuviese relación más allá de lo meramente espiritual; la política, la sociedad, las administraciones, lo legal, lo ideológico… ¿nuestra fe está al margen de todo eso? Todo al contrario, fe y vida tienen que estar siempre cogidas de la mano. 

Esta frase tendría que hacernos pensar qué valor prima en nuestra vida: ¿hacemos del poder, del dinero, del prestigio… un dios? Y Dios, ¿lo hemos convertido en algo vanal, algo mundano, algo que podamos manipular a nuestro antojo, o algo de usar y tirar? He aquí la cuestión. 

No daremos a Dios lo que es de Dios cuando sigan habiendo personas sin empleo, con contratos basura, sin posibilidad de conciliar trabajo y familia; cuando la economía sea simplemente un recurso de poderosos; cuando sigamos hablando de pobreza, del hambre en el mundo, de la destrucción del planeta, pero seguimos sin renunciar a la comodidad, lujos y despilfarros; cuando sigamos sin encontrar espacios de encuentro con el otro.. o con Él…; cuando sigamos enseñando a nuestros jóvenes que lo importante es ser alguien en la vida a toda costa; cuando sigamos ayudando a una sociedad consumista y de placer; cuando sigamos que los servicios primarios no estén al alcance de todos; cuando sigamos siendo presos de nuestras ideologías sin dejar espacio al diálogo, la comunicación y la asertividad; cuando sigamos echándonos nuestras manos a la cabeza sin hacer nada mientras millones de personas siguen muriendo, y no sólo del coronavirus…

¿Estás dando a Dios lo que es de Dios, o te estás dando como César lo que es del César?

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup