Advertisements
El Capirote, 💙 Opinión

¿El fin de las cofradías?

En una de sus obras, Garrido Bustamante abordaba varios aspectos relativos a las corporaciones. Hay quienes intentan reducir su presencia en el ámbito civil e incluso religioso. Pero hay más. La presencia del Islam en España y su creciente desarrollo es ya por sí mismo un aspecto a tener en cuenta mientras que el catolicismo decae en Occidente a ritmos agigantados. Es más, la presencia de musulmanes en España continúa creciendo en un país envejecido donde la esperanza está puesta en los inmigrantes que vienen de los países iberoamericanos.

Si la obra se actualizase a este año habría que incluir otros avisos que nos haría permanecer en alerta: las amenazas yihadistas que han provocado un refuerzo de la seguridad como no hemos vivido las generaciones actuales o la crisis de la Covid-19. Esta última nos ha arrojado un panorama que nadie había esperado. Y afirman que no será la última pandemia que vivamos.

Con un año difícil por delante, la suspensión de los desfiles procesionales del próximo año provocaría daños que agravarían la situación actual de nuestras hermandades. Y es que las cofradías no son ajenas a las situaciones por las que atraviesa la sociedad. Han multiplicado su acción social y por otra parte ven sus arcas mermadas por el no ingreso de las cuotas de los hermanos. El mundo del arte sacro se resquebraja con una importante bajada de encargos y las familias se borran de la nómina para ahorrarse unos euros que ahora tienen más valor en tiempos de vacas flacas.

Y hay más datos para pensar en que el mundo de las cofradías está seriamente amenazado. Podría parecer baladí el asunto del cambio climático. No lo es. Las altas temperaturas podrían impedir la salida de las cofradías. El Instituto Federal Suizo de Tecnología de Zúrich realizó un estudio que desarrolló en medio millar de ciudades. Madrid tendría la temperatura de Marrakech y Londres la de Barcelona. Entre otros apuntes, la capital de España aumentaría en verano más de seis grados para 2050. Y los expertos ven más lejana la idea de que el calentamiento global retroceda. Quedaría por tanto adaptarse.

El sur de España tendría según las estadísticas las temperaturas más altas de la península, comparables a las que existen en el sur de Marruecos y el Sáhara occidental. Bajo los pasos o el capirote el calor sería más que sofocante si recordamos años donde marzo o abril se han presentado con medias más altas de l normal.

¿Y qué me dicen del comportamiento de algunos sectores de la sociedad como los jóvenes? Botellones en la plaza del Salvador, carreritas, una educación reprobable, una legión de adolescentes que acude al centro como si fueran a la feria. Unos meses como los que estamos viviendo podrían servirnos para replantearnos nuestra actitud con respecto a las cofradías. Quizá entre todos pudiéramos devolver el esplendor que se merecen.

Hay quien considera que guerras y epidemias no han podido con la Semana Santa como así es. Pero también el daño causado en las hermandades ha sido en ocasiones irreparable. Patrimonio expoliado, imágenes perdidas, templos destruidos, corporaciones extinguidas… Convirtamos este tiempo en reflexionar sobre las hermandades. Y no perdamos nunca la fe.

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup