Portada, Sevilla

El Santo Entierro junto a las 15 hermandades participantes en la procesión general del próximo Sábado Santo, ponen en marcha una importante acción social conjunta

La Hermandad del Santo Entierro, junto a las 15 hermandades elegidas para acompañarnos en la procesión general del próximo Sábado Santo, han puesto en marcha una acción social conjunta que se desarrollará durante este año y que tendrá como beneficiario al HOGAR DE MUJERES DEL CONVENTO DE SANTA ISABEL, con una reforma y mejora de sus instalaciones donde comparten vida mujeres y niños acogidos.

La suma de la ayuda de todas las Corporaciones permitirá afrontar una reforma integral de sus instalaciones para MEJORAR Y FACILITAR la habitabilidad. El coste total de esta importante reforma SE PREVÉ QUE SUPERARÁ LOS 21.000 €. «Para una Hermandad como la nuestra seria inasumible afrontarlo en solitario, de ahí que, la desinteresada y generosa unión de todas las Corporaciones permitirá reunir LA DOTACIÓN económica que permita iniciar las obras a principios de febrero», ha explicado la Hermandad del Santo Entierro añadiendo que «nuestra Hermandad ya destinó a este tema la recaudación del Certamen de Bandas que se celebró el pasado 20 de noviembre y seguirá reuniendo fondos e fomentando la imaginación para cubrir esta importante actuación».

«Con la colaboración económica de las 15 Hermandades, más la nuestra -explica- la corporación hispalense-, podremos ayudar de manera práctica a esta callada y tan loable iniciativa». Un HOGAR que se mantiene casi integramente por las Hermanas Filipenses del Convento de Santa Isabel, que no cuentan con subvención pública regular para su sostenimiento pero desde donde dan cobijo, manutención, ayuda, y sobre todo amparo y cariño, a estas mujeres en situaciones de exclusión social, con problemática familiar, cuando no provenientes de causas peores, como malos tratos, etc. Las mujeres y sus hijos tratan desde este HOGAR de vivir en paz, formarse y acceder a un trabajo. Tras un periodo de un año, aunque a veces se prorroga, salen con algún ahorro y van entrando otras mujeres en situaciones igualmente complicadas. Las hermanas siguen luego en contacto con ellas, siendo en muchos de los casos, auténticas madres y abuelas, siempre dispuestas a recoger a los niños pequeños para la conciliación, ayudas puntuales o simplemente como contacto para un problema o una llamada.

«Por todo ello hemos querido que la celebración del Santo Entierro Grande, para titularlo de verdad con el adjetivo de «GRANDE» viniera UNIDO, desde el servicio a los demás, de la mano de un proyecto ambicioso, encontrando en esta labor una necesidad real que cubrir. Queremos agradecer la desinteresada respuesta de todas las hermandades y el apoyo que hemos recibido para llevar a cabo esta labor, que comenzará a desarrollarse en breve», concluye la nota de prensa emitida al efecto.