Advertisements
España, Varios

El Tribunal de Cuentas avala la transparencia de los ingresos de la Iglesia procedentes de la renta y su destino

El Tribunal de Cuentas ha aprobado por unanimidad el informe sobre la fiscalización de la Iglesia que analiza los fondos recibidos a través de los contribuyentes que marcan de forma voluntaria la X a favor de la Iglesia en su declaración de la renta. Esto significa que la Memoria Económica y de Actividades que realiza la Iglesia ha documentado y explicado de forma satisfactoria qué cantidad ha recibido a través de la X  y en qué se ha empleado.

El resultado del informe, por tanto, ha sido positivo toda vez que ha sido aprobado por unanimidad y confirma que la Iglesia ha justificado correctamente y al completo las cantidades recibidas a través de la asignación tributaria. Es decir, todos los jueces que componen el tribunal que han analizado el informe presentado confirman que el dinero que recibe la Iglesia a través de la asignación voluntaria en la declaración de la renta y el destino al que se dedican esos recursos está declarado con total transparencia, cumpliendo con la legalidad fiscal y los acuerdos institucionales Iglesia – Estado.

Además, realiza las siguientes sugerencias:

Determinar de forma oficial qué debe contener la Memoria de actividades de la Iglesia y cómo se debe presentar. En los acuerdos entre el Estado Español y la Santa Sede no se especifica cómo debe ser el informe y, por eso, el Tribunal de Cuentas indica que sería positivo especificar con más precisión qué tipo de datos y qué información debe contener. También sus plazos. En cualquier caso, el informe, tanto de actividad como económico que la Iglesia presenta, ha sido considerado válido y suficiente. En todos los años que se lleva presentando, el Estado nunca ha solicitado aclaraciones o más información sobre la Memoria que la Iglesia ha presentado.

Declaraciones extemporáneas. Son aquellas que se realizan fuera de plazo o correcciones tras el cierre de la campaña de la renta correspondiente. Hasta el día de hoy, el importe asignado a la Iglesia en estas declaraciones no se ha incluido en los fondos que percibe la Iglesia (quien por otra parte nunca los ha reclamado). El Tribunal recomienda incluirlas en las sucesivas liquidaciones de la asignación tributaria a favor de la Iglesia y, además, acordar con la Santa Sede el tratamiento de aquellas que ya se han sucedido en el pasado.

Implantación de mecanismo de resolución de dudas. El Tribunal sugiere al Gobierno impulsar, de acuerdo con la Santa Sede, un sistema para resolver posibles dudas sobre la memoria (plazos y formas de presentación, detalle de la información o tratamiento de superávits y déficits que puedan producirse).

Las sugerencias realizadas por el Tribunal de cuentas dan muestra de la buena relación entre Iglesia y Estado y son muy positivas porque añaden mayor transparencia hacia los contribuyentes.

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup