Advertisements
El Capirote, Opinión, Sevilla

Fórmulas y Corpus

Sin sacerdotes no hay eucaristía. Algunos solo se llevarían las manos a la cabeza si no hubiera un sacerdote en un templo desde el que saliera un paso porque sin él no habría ni procesión, ni música ni pétalos. Sin el sacerdote no saldría el paso a la calle pero tampoco sin él asistiríamos al gran momento cumbre de la santa misa. Aquí dos cuestiones, más que preclaras pero creo que no actuaríamos de igual modo.

Cada año surge en las fechas previas a la celebración del Corpus el debate sobre los porqués de la escasa afluencia a esta celebración centenaria. Resulta ser la fiesta de la que el pueblo más ha formado parte a lo largo de la historia y parece ser el pueblo el que la está condenando. La tarde de vísperas el centro suele llenarse pero el día de la celebración las imágenes hablan por sí solas. Pasan los años y nadie parece mover un dedo solo actuar de palabra. Entre las reformas la inclusión de más pasos o que haya menos representaciones por parte de las hermandades, pero el problema es más profundo que todo lo que se expone. ¿Alguien recuerda el paso de la procesión eucarística de la Magdalena por los alrededores del Museo? ¿Cuánto público? Y no es un cortejo desmedido ni mucho menos.

El problema estriba en que el carácter sacramental se ha ido dejando de lado y las nuevas generaciones han crecido principalmente con las hermandades de penitencia. ¿Cuántos hermanos tienen las sacramentales puras? ¿Cuál es la media de las personas que cada jueves de Corpus se acercan al centro para vivir una tradición que es todo un relicario de la ciudad de Sevilla? Algunos imaginaron hace años la inclusión de algunos pasos en el cortejo, como el de la Sagrada Cena. En Córdoba hay quien piensa que tendría que salir San Rafael Arcángel o las reliquias de los santos patrones para revitalizar la fiesta. El hecho de que creciera la afluencia de público no necesariamente tiene que estar relacionado con el interés que despierta Jesús Sacramentado. Porque muchos irían a contemplar los pasos pero, ¿quién recuerda el paso de la Custodia por la plaza de San Francisco el año pasado? ¿Cuánto público aguardaba su llegada? El problema no es ya el paso de las representaciones porque procesiones eucarísticas hay y tienen el mismo público. Y este hecho se ha extendido a gran parte de las ciudades: en Málaga la procesión del Corpus se realizará por la mañana para intentar revitalizar la celebración.

La que antaño fue la gran fiesta de Sevilla ha cambiado a lo largo de los siglos pero los inmovilistas temen que se introduzca cualquier ingrediente que pueda alterar una celebración que se desvanece. Y si miramos la historia comprobamos cómo ha variado a lo largo del tiempo sin cambiar su esencia. Han formado parte del cortejo huesos, reliquias de santos, otras imágenes devocionales, incluso se suprimió el componente pagano… Y ahí sigue estando presente uno de los jueves que brillan más que el sol. En la mayoría de las zonas de España el Corpus pasó a celebrarse en domingo, pero quien piensa en una idea similar ha de caer en la cuenta que tendría el mismo resultado. El día de vísperas tiene detrás un día festivo, al igual que la tarde del sábado. Y parte de la ciudad actuaría de igual modo: dormir o viajar a Matalascañas. Porque todos tenemos vecinos que escogen entre una u otra opción. Y la única solución que se me ocurre es que las hermandades penitenciales tienen en su mano potenciar el aspecto sacramental. Quizá así las nuevas generaciones otorguen a Jesús Sacramentado el lugar que merece.

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies
A %d blogueros les gusta esto: