Advertisements
En mi Huerto de los olivos, 💙 Opinión

Inestabilidad sanitaria, política, social y emocional

Vaya con el estado de alarma, vaya con el toque de queda, vaya con todo… Qué tristeza ver nuestra ciudad con los negocios cerrados a las seis de la tarde. La ciudad, ya anochecida se ve aún más triste si cabe. Nos encontramos ante una inestabilidad emocional que nos sabemos para donde ir un día y al día siguiente lo que hicimos ayer hoy lo deshacemos.

Reconozco que tiene que ser muy difícil y complicado tomar decisiones ante esta inestabilidad sanitaria que tenemos por culpa, principalmente, nuestra y después de nuestros políticos con sus continuos tumbos. No vamos a recordar la cantidad de sandeces y mentiras dichas a diestro y siniestro por los gobernantes de este país, España. Así no va…

Y como esto no dejar de ser una caída de fichas de dominó pues llega un momento que nos tocará a alguno de nosotros. Estamos ante una inestabilidad emocional y social total. Este año nos dejaron sin nuestras mejores costumbres, que cada uno tiene las suyas y le da importancia que para cada uno tiene. Semana Santa, Fallas, vacaciones, feria, fútbol, cine, teatro, una reunión de amigos en una terraza, una larga lista de actos y acontecimientos que en una u otra medida nos han afectado más o menos.

Y tal que así, parece que una fecha tan señalada como la que se aproxima en un mes pues pueden tener, este año que sepamos, un tipo distinto de forma de celebración. Y lo peor, es que nos va a costar mucho trabajo digerirlo y sino tiempo al tiempo. Las familias a día de hoy, no saben si podrán verse como antes, que lo más seguro sea que no. La gente se va a echar a la calle a celebrar como siempre se ha hecho. Y ahora, si una familia se reúnen más de 6 en una casa, quien va a ser el guapo que va a ir a decirles que no… ¿el Presidente del Gobierno o el de la comunidad? ¿El ministro del Interior o el Policía de guardia de ese día…? Estoy casi seguro que será cada una de las familias de este país, España, las que se cumplan las normas de celebración, aunque excepciones siempre hay y las habrá.

En un golpe de efecto nos han vendido que estaba superada la pandemia en verano y estamos con la segunda ola. Nos están diciendo ahora, que cuidado con estas fechas que vienen, vaya a ser la tercera ola. Y ahora parece que, con la llegada de la vacuna, todo se va a superar sin haber llegado aún ni una sola vacuna. No salgo de mi asombro ante tanta mentira y falsedad, y seguimos tragando. Tenemos un aguante para algunas cosas, que me sorprende para mal, cuando un amigo o un familiar nos dan un soplo en un ojo y saltamos como resortes.

Y con esta situación de inestabilidad sanitaria, política, social y emocional, me pregunto, ¿cómo están nuestras hermandades? Sin ingresos a los que poder intentar sufragar la falta de ingresos. Para donde deben de tirar. Sorteos, loterías, venta de productos típicos, cuotas extraordinarias. Para dónde deben encaminar su vida. Porque por supuesto la labor social no pude ni debe faltar, cierto. ¿Y si se quedan sin ingresos? ¿Qué hacen? ¿Echan la persiana como muchos negocios la están echando ya?

Con esta situación en la que estamos entrando, ¿cómo serán las Navidades de muchas familias? Sí, de muchas familias. Saben de lo que estoy hablando. Veremos que nos depara los próximos días y meses. Estaremos atentos a los acontecimientos. Volveremos a tener mucha palabrería bonita, verdadera o falsa…

Sean felices y extrapólenlo. Nos va a hacer falta mucha felicidad. Cuiden de sus padres y abuelos, con esta pandemia, los tenemos un poco olvidados sea por el motivo que sea. Por prudencia, por miedo o simplemente por olvido.

Pd.- Hoy hace 393 años del fallecimiento de D. Juan de Mesa y Velasco, insigne imaginero cordobés.

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup