Sevilla, ⭐ Portada

La Audiencia de Sevilla sentencia que no se produjeron irregularidades en las elecciones de Montesión

Ya hay sentencia de la Audiencia de Sevilla acerca de los sucesos acontecidos en las últimas elecciones celebradas en el seno de la Hermandad de Montesión en 2017. Y ha sido favorable a los actuales rectores de la corporación de la calle Feria. La Audiencia ha determinado que la Hermandad no «vulneró ningún derecho fundamental de asociación» desestimando la demanda del ex hermano Guillermo Baena, que concurría como candidato y que es condenado con el pago de las costas judiciales

Según ha adelantado Diario de Sevilla, la sentencia afirma que “no hay pruebas de un supuesto desajuste con los principios constitucionales en lo que respecta a los acuerdos y actuaciones que se dilucidan en el presente litigio” y que las posibles irregularidades denunciadas relacionadas con el voto por correo- fueron “mínimas y no achacables a un determinado proceder torticero de la Hermandad”.

Cabe recordar que Guillermo Baena solicitó la nulidad del cabildo de elecciones por la supuesta inclusión indebida de miembros, modificando el censo con hermanos que no deberían votar al no corresponderle por antigüedad incluidos en lugar de otros dados de baja o fallecidos. Al respecto, y en base al posicionamiento del Arzobispado de Sevilla, ratificada por el Dicasterio para los Laicos del Vaticano en octubre de 2019, que concedieron validez al cabildo general de elecciones y “hablan claro sobre la justeza del censo y su conformación y no respaldan las acusaciones del demandante”, recoge la sentencia que añade que “no se trata de que el órgano eclesiástico prevalezca sobre la jurisdicción del Estado”, sino de subrayar que ese documento de la Iglesia es “el único que trata sobre la pureza del procedimiento electoral con una mínima enjundia” tratándose de “una respuesta eclesial que se da a instancias del propio apelante”.

Además, la Audiencia determina que no concurrió ninguna vulneración de derecho alguno del demandante, ya que el candidato “ejerció su derecho a ser elegido y a formar parte de los órganos de gobierno de la hermandad, participando en el proceso electoral sin límites en conformidad con los Estatutos de la Hermandad, pudiendo asistir a la asamblea general, ser informado acerca de la composición de los órganos de gobierno, ser oído con carácter previo a la adopción de medidas disciplinarias e impugnar los acuerdos de los órganos de la asociación», entendiendo, por tanto que no hubo vulneración de ningún derecho fundamental “prescindiendo de las disquisiciones, dimes y diretes en torno a la fijación de hechos controvertidos en la fase de audiencia previa, por no resultar ni mucho menos claros”.

La Audiencia invoca la Ley Orgánica 1/2002 que regula el derecho de asociación, para enfatizar que “es muy clara a la hora de establecer un plazo de caducidad» cuyo artículo 40 precisa que los asociados podrán impugnar los acuerdos que estimen contrarios a los Estatutos dentro del plazo de 40 días subrayando que Guillermo Baena “incumplió este plazo y pretende que el tribunal lo ignore basándose en una suerte de indefinición temporal en el ejercicio de la acción, ya que imputando a la Hermandad la manipulación del censo electoral de hermanos, incurre en una conducta antidemocrática continuada que vulnera el derecho fundamental de asociación, que es no solo del demandante sino de la propia hermandad”.

Guillermo Baena, expulsado de la Hermandad de Monte-Sión

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup