Verde Esperanza

La banda pionera en utilizar la campana tubular

El ámbito de la música cofrade ha experimentado, con el transcurrir de las décadas, una notable evolución en todos sus estratos, desde la manera de componer marchas hasta la cantidad y la calidad de la instrumentación y número de componentes. Son muchos los cambios que han ido introduciéndose con el paso del tiempo, si bien no todos han logrado mantenerse y han quedado en unas modas pasajeras.

Una de las principales innovaciones que se ha asentado durante los últimos años ha sido la inclusión de una campana tubular entre la instrumentación tanto de bandas de cornetas y tambores como de agrupaciones musicales, un instrumento que aporta matices distintos a la cuerda de percusión y un toque diferente al desarrollo de ciertas marchas.

Sin embargo, pese a que esta tendencia se ha consolidado definitivamente durante los últimos años en los repertorios de la mayoría de formaciones, en los que la utilización de la campana tubular se ha convertido en habitual, considero relevante mencionar qué formación musical fue la pionera en su inclusión entre la instrumentación.

Al comienzo de la década de los 90, período en el que las bandas de cornetas y tambores de Sevilla comenzaron a destacar, y la Banda de Cornetas y Tambores del Sol grababa la composición «Santa Marta», obra de Antonio Velasco, en su trabajo discográfico «Cuando la Semana Santa Empieza», publicado concretamente en el año 1992. La grabación de esta mítica obra, una de las más representativas de la formación de las plumas blancas, ya incluye por primera vez el inconfundible sonido de una campana tubular a los pocos compases de su inicio y en otros más avanzados. Más de dos décadas después, el uso de este instrumento se ha afianzado como prácticamente habitual en cualquier agrupación musical o banda de cornetas.

No es la única de las innovaciones que la brillante formación musical hispalense ha introducido en el ámbito de la música procesional, pese a que, en opinión de quien les escribe, la idiosincrasia de la Banda del Sol se ha centrado más, históricamente, en lo musical que en otras cuestiones más relacionadas con lo mediático. Por ejemplo, allá por el año 2008, en el Certamen de la Patrona de la Música, Santa Cecilia, la banda sevillana realizaba su actuación, interpretando por primera vez en el terreno de las bandas de cornetas y tambores la adaptación de una obra clásica como lo es el Adagio de Albinoni, perteneciente al Barroco musical, en la que destaca la prácticamente inexistente presencia de la percusión y el uso, por primera vez, de la campana tubular en una actuación en directo. La formación hispalense también fue, por lo tanto, precursora en el ámbito de las bandas de cornetas de las adaptaciones de una obra barroca al terreno de las bandas de Semana Santa, de la mano de sus directores musicales por aquel entonces, Israel Jiménez Chozas y Juanma Fernández Carranza. También fue pionera en su interpretación en la Semana Santa de Sevilla, y es que la mencionada adaptación del Adagio de Albinoni sonó en el Postigo del Aceite al paso de la Hermandad de las Aguas en el Lunes Santo de 2009, justo una década después de que aquel fatídico Lunes Santo, 29 de marzo de 1999 falleciera en ese mismo punto del recorrido de la corporación de la calle Dos de Mayo el costalero Juan Carlos Montes, a modo de homenaje hacia su persona.

No se trata de poner ninguna medalla a nadie, ya que la Banda del Sol ni las necesita ni nunca se ha caracterizado por afanarse en buscarlas. Sin embargo, sí considero de justicia poner en el lugar que merece a la banda sevillana con respecto al devenir del género de la corneta y el tambor, al que ha aportado, además de un sinfín de composiciones que perdurarán para la eternidad, diferentes innovaciones que se han asentado con el paso de los años. Todo ello sin perder ni un ápice del inconfundible sello personal de la formación tanto en lo estrictamente musical como en la vistosidad y elegancia de su desfile, creando a lo largo de las décadas una atmósfera idónea para el discurrir procesional de una imagen sagrada en la calle, que es el objetivo primordial de una banda de Semana Santa.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Color de fondo
Redimensionar imagen