Portada, Sevilla

La Hermandad del Cristo de Burgos solicita al Ayuntamiento de Sevilla que determine como «no válido» el plan para el Miércoles Santo por temas de seguridad

La agria polémica del diseño del nuevo Miércoles Santo de la Semana Santa de Sevilla ha vivido este lunes una nueva entrega por fascículos en virtud de la información desvelada por el programa de Canal Sur Radio El Llamador que ha desvelado una misiva, fechada el 2 de diciembre de 2022 y suscrita por el Hermano Mayor, Alberto Javier Martín Pérez, remitida por la Hermandad del Cristo de Burgos a Juan Carlos Cabrera Valera, Teniente de Alcalde Delegado del área de Gobernación, Fiestas Mayores y Área Metropolitana del Excmo. Ayuntamiento de Sevilla, y a Diego Ramos Sánchez, Coordinador General de Gobernación y Fiestas Mayores (CECOP), en el que solicita al Ayuntamiento de la capital hispalense que invalide el plan del Miércoles Santo por cuestiones de seguridad.

La carta explica que el pasado dia 30 de noviembre se mantuvo una reunión de los hermanos mayores en la sede del Consejo General de Hermandades y Cofradías, en la cual se aprobó provisionalmente la reordenación de puestos, horarios e itinerarios reordenación para este próximo Miércoles Santo pendiente no obstante de la aprobación técnica por parte del CECOP y la corporación entiende que en lo que respecta a la hermandad adolece de una grave falta de seguridad en su planteamiento en diversos puntos.

La carta subraya que «al iniciar todo el proceso promovido por el Consejo de Hermandades y Cofradías uno de los cruces que se pretendia resolver era precisamente el que se producía coincidiendo nuestra salida con el retorno de la hermandad de El Carmen por la Plaza del Santisimo Cristo de Burgos dirección Santa Angela de la Cruz, dado el numeroso público asistente a dichos tránsitos y la peligrosidad que ello conlleva».

«No obstante lo anterior -añade-, como se puede fácilmente verificar, la referida propuesta no sólo no evita dicho cruce, sino que genera un problema aún mayor y peor, haciendo transitar a la Hermandad de El Carmen desde Sales y Ferrer dirección Plaza del Cristo de Burgos por delante de las puertas de nuestro templo en la Plaza de San Pedro y la Calle Santa Angela de la Cruz con sólo un escasísimo margen de 4 minutos antes de iniciar nuestra salida, por lo que antes el más minimo retraso la misma seria imposible de ejecutar y en cualquier caso la misma aconteceria entre un enorme volumen de público animado a asistir por la coincidencia de cortejos procesionales de ambas cofradias».

«Como en el análisis presentado a los hermanos mayores por el propio Consejo -prosigue-. nuestra cruz de guía tiene prevista la salida a las 21:00, mientras que la cruz de guía de la hermandad de El Carmen está previsto que llegue al monumento de Santa Angela a las 20:26 y su paso de palio a las 20:56».

E incide en que «a mayor abundamiento, aportamos el siguiente gráfico en el que puede apreciarse la dirección y sentido previsto para la cofradía de El Carmen, y como ello supone un grave problema de seguridad, dado que se crea un gran circulo de concentración de personas tanto en la Plaza del Cristo de Burgos, como en la calle Santa Angela de la Cruz».

«Con dicho tránsito -destaca-, necesariamente se deduce que resulta muy difícil y complicado el acceso del cuerpo de nazarenos al templo en los primeros momentos, por calle Santa Angela de la Cruz, debido a la acumulación de público que se va produciendo en espera. Ciertamente existe otra puerta de reducidas dimensiones en Doña Maria Coronel, totalmente inadecuada para la entrada de un gran número de personas y con idénticos problemas de acceso a la misma».

La carta explica también que «igualmente por lo anterior, deja la iglesia rodeada por la propia cofradía y el público que se da cita para ver tanto el transcurrir de la hermandad de El Carmen como la posterior e inminente salida de nuestra hermandad, mientras se está formando nuestro cortejo dentro de la misma, quedando bloqueadas las rutas de evacuación del templo en caso de que surja alguna eventualidad y tengamos necesidad de desalojar las cerca de 630 personas que estamos en el interior».

«Todo ello, viene indicado expresamente en el plan de Autoprotección 2022, presentado ante el CECOP, cuyos archivos señalamos expresamente, y que adjuntamos al presente que literalmente indica.

«7- NÚMERO Y DISPOSICIÓN DE SALIDAS El recinto parroquial que estamos tratando, dispone actualmente de tres salidas perfectamente identificadas, que detallamos a continuación

1.-Salida por puerta principal. Esta salida está situada en calle Santa Angela de la Cruz, y se accede a ella directamente desde la Iglesia a través de dos postiguillos o puertas de menor tamaño, situadas en el cancel al fondo de la Iglesia. Dicha puerta está fabricada en madera y es de gran tamaño, estando formada por dos hojas que, llegado el caso, se pueden abrir en su totalidad, quedando libre aproximadamente una luz de paso de 2,5 a 3 metros de ancho, con lo que el posible desalojo en simultáneo podria estar entre las 6y 8 personas.

2-Salida por segunda puerta. Esta salida está situada directamente en la Plaza de San Pedro y también se accede a ella desde la Iglesia a través de dos postiguillos o puertas de menor tamaño, situadas en el cancel del lado derecho de la Iglesia Entre estas puertas y la de la calle, hay aproximadamente unos 5 metros de distancia, aunque como se trata del día de salida de la Cofradía, este cancel permanece totalmente abierto desde días antes, formando en este caso un todo con la superficie de la propia Iglesia. La puerta a que nos estamos refiriendo, tambien está fabricada en madera y es de gran tamaño, ya que por ella salen y entran los Pasos de la Hermandad y consta tambien de dos hojas, que abiertas en su totalidad dejan un paso libre aproximado igual que la del párrafo anterior, es decir, de entre 2,5 y 3 metros de ancho, con lo que también sería posible un desalojo simultáneo de 6 a 8 personas

3.-Salida por Sacristia. Esta tercera salida se puede considerar un poco más complicada, dado que hasta llegar a ella, situada en calle Dona Maria Coronel, hay que salvar un desnivel hacia arriba de unos 50 centimetros desde la Iglesia a través de una pequeña rampa con una puerta de dos hojas pero de pequeñas dimensiones, con una luz total de 1 a 1,5 metros, desde la que se llega a la Sacristia, la cual y para llegar hasta el patio, donde se encuentra la salida definitiva a la calle, hay que salvar una segunda puerta también de dos hojas, pero un poco más ancha que la anterior. Y desde el patio mencionado se accede ya directamente hasta la puerta de la calle. Esta es una puerta metálica de una sola hoja, y aproximadamente de 1,5 metros de anchura, con lo que la evacuación simultanea por esta puerta podria ser tan solo de unas 2 personas. A la Sacristia también se puede acceder a través de un paso doble existente en el lateral izquierdo del Altar Mayor, aunque al ser unos pasos muy estrechos, sólo podria salir cada vez una sola persona, salvando también un desnivel de tres escalones hacia abajo, los mismos que hay que subir desde la superficie general hasta el Presbiterio del Altar Mayor.»

La misiva revela finalmente que «ambas puertas forman parte de las vías de evacuación natural en caso de emergencia. De hecho, en el año 2019 cambiamos la disposición de los pasos dentro de la iglesia ya que tradicionalmente se venían colocando delante de la puerta que da acceso a la Calle Santa Angela de la Cruz, reubicándolos delante del presbiterio para precisamente dejar expedita estas vias de evacuación en caso de necesidad. Y ahora se da la circunstancia de que con esta propuesta lo que hemos dejado libre por dentro del templo, lo estamos bloqueando por fuera por la ingente acumulación de público y el paso de una cofradía».

Por todo lo expuesto, la hermandad solicita que después de recabar las informaciones y concreciones que estime oportuna del propio Consejo General de Hermandades y Cofradias que confirme lo anterior, «proceda a determinar como no válida la propuesta horaria e itinerario referido por las evidentes deficiencias en materia de seguridad que presenta y el grave peligro que conlleva para las personas asistentes y las que están en el interior de la Iglesia pese a las dificultades indicadas».