El viejo costal, 💙 Opinión

La levedad del ser…

Estamos envueltos en esta pesadilla que vivimos despiertos, asombrados, increíble, despótica naturaleza de un minúsculo ser, del que ni siquiera podemos manifestar si está o no está vivo, pero que está golpeando nuestras vidas hasta hacer tambalear todo menos la conciencia, esa olvidada compañera de viaje que en estos tiempos ha sido relegada al olvido.

La naturaleza se abre paso, sin compasión arrancando vidas, vidas sobretodo de mayores, nos está quitando la vejez, la voz de la experiencia, la sabiduría paciente, y a los débiles, a los que padecen alguna carencia en la inmunidad, o enfermedad que colabore con el temible asesino al que hemos dado en llamar Coronavirus, ¡Maldita selección natural!

Pero buena parte de mi pesadilla la sufro cuando estoy despierto, cuando vecinos de siempre escriben notas señalando a otros vecinos que se juegan su vida para salvar otras vidas, en la prensa he visto algunas notas amenazantes a vecinos de toda la vida, de pesadilla, ¿no lo creen?

Otros al contrario que estos, se ofrecen a colaborar con ellos en las cotidianas tareas, facilitando el cocinado, las compras, y otras tareas domésticas, estos seres son los que superan la levedad del ser, todas las personas aparecen disfrazadas, unos de humanos otros de demonios, y otros vivimos una interminable pesadilla viendo a los unos y a los otros.

Yo deseo que este maldito viaje se termine ya, cuanto antes, me he pasado la vida viajando, observando a la gente que me rodea, aprendiendo de todos, sufriendo por unos y por otros, y este viaje que no he emprendido de forma voluntaria, al que me han obligado, esta mala aventura, está enseñándome algo que intuía, pero que ahora se ha vuelto manifiestamente público, el hombre es un ser generador de pasiones, de bondades, de maldades, de fracasos y triunfos y una interminable lista de tareas consecuencia de la libertad bien o mal aplicada.

Admirar esta inmensa obra realizada por el creador es lo único que me mantiene despierto ante esta pesadilla, libertad para todos los hombres y libre albedrío, para hacer lo uno o lo otro, gracias a la magnificencia de nuestro creador.

Gracias Dios mío, a modo de oración, oración, capaz de generar un diálogo abierto a la esperanza para todos los que vivimos encerrados en esta pesadilla, y que deseo terminar con una petición, Señor ante la levedad del ser, quiero pedirte fuerzas para salir de esta pesadilla, empatía para entender a todos los seres humanos, y tu piedad para los que no pudieron superar este trance.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Color de fondo
Redimensionar imagen