Córdoba, Pentagrama, Sevilla

La marcha cordobesa que sonó en la extraordinaria de la Candelaria de Sevilla

Featured Video Play Icon

Afortunadamente, durante los últimos la ciudad de Sevilla ha experimentado una apertura de puertas en lo que se refiere a la música procesional, permitiendo, así, un enriquecimiento proveniente de los grandes tesoros repartidos por los cuatro puntos cardinales de nuestra geografía.

El pasado domingo, 5 de diciembre, tenía lugar la salida procesional de la Virgen de la Candelaria bajo su espectacular paso de palio por las calles de la ciudad de la Giralda, devolviendo así a Sevilla lo que, por derecho, le pertenece, sus hermandades en la calle. Todo ello con motivo del centenario fundacional de la corporación del Martes Santo.

Uno de los puntos clave del recorrido era, sin duda, la Plaza de la Alfalfa, enclave habitual para contemplar cofradías en la capital sevillana. Para tan emblemático lugar, se dispuso que sonara la espléndida marcha cordobesa «Tras tu Verde Manto«, de Rafael Wals Dantas, interpretada de manera magistral por la Banda de Música de la Cruz Roja de Sevilla, que rayó a un nivel altísimo, algo que ya no sorprende a propios ni extraños por lo acostumbrados que estamos al mismo. Huelga decir que la brillante formación sevillana viene interpretando esta pieza musical de forma habitual durante los últimos años. Una exquisita obra que puso bocabajo, como popularmente se suele decir, al público que contemplaba el paso de palio en la Alfalfa, amén de la irradiante belleza estética que encerraba su discurrir al son de la maravillosa marcha de Wals.

Una marcha compuesta por un cordobés, dedicada a una dolorosa cordobesa, la Virgen de la Esperanza de San Andrés, e interpretada originalmente por la Banda de Música de la Esperanza de la propia ciudad califal, que además la tiene grabada en su trabajo discográfico «La Esperanza», grabado a finales de 2012 con motivo del aniversario de la formación musical.

Como decía al principio, por fortuna ya se ha superado lo anecdótico de que suenen marchas foráneas tras pasos de misterio o de palio sevillanos, convirtiéndose en algo cotidiano. Tan cotidiano es ya que la marcha «Candelaria» de Marvizón pueda sonar en cualquier punto de nuestra tierra, como que suceda lo propio con marchas como la cordobesa «Tras tu Verde Manto» o la granadina «Mi Amargura» (que también sonó tras la Candelaria), entre muchísimas otras.

Y esa es, para suerte de la Semana Santa no solo de Sevilla, sino de Andalucía, la noticia. Que se ha convertido en cotidiano que bandas de fuera de sus fronteras, o marchas dedicadas a devociones de otros lugares de nuestra tierra, suenen con toda la naturalidad del mundo en la ciudad de la Giralda, que ya, lejos de cerrar la puerta a lo que venga de fuera, abre las puertas de par en par a la innegable riqueza musical de toda nuestra geografía. La música cofrade es, más que nunca, un idioma universal.