Córdoba, 💜 De Cerca

Manuel Aguilera: «Esta Semana Santa no es la soñada por nadie, pero por supuesto es más de lo que vivimos el pasado año y eso ya es suficiente motivo para estar expectantes e ilusionados»

​Esta Semana Santa de 2021 volverá a ser recordada como la segunda consecutiva en la que las salidas procesionales no pudieron tener lugar debido a la crisis pandémica que atraviesa nuestra tierra. Desde este medio, hemos querido conocer la opinión de primera mano de diversos hermanos mayores de la Semana Santa cordobesa sobre cómo se va a vivir este año la Pasión de Jesús dentro de los templos, así sobre qué vislumbran en el futuro. En esta ocasión, tenemos el placer de conversar con Manuel Aguilera, hermano mayor de la Hermandad del Descendimiento.

En comparación con la Semana Santa de 2020, ¿qué espera de la de este año?

Se afronta con ganas de disfrutar de esos días con los Titulares de las Hermandades de la ciudad y por supuesto mucho mas de los de mi Hermandad de Descendimiento, se espera con ganas de vivirla intensamente como todos los años, aunque de manera muy diferente a lo que estamos acostumbrados, pero también mucho mejor a la del pasado año. No se me podrá olvidar nunca el año en que el no pudimos no solo no realizar nuestras estaciones de penitencia, sino que tampoco pudimos venerar a nuestras devociones, asistir a los Santos Oficios, a los actos de nuestras Hermandades más allegadas, etc. Sin duda esta Semana Santa no es la soñada por nadie, pero por supuesto es más de lo que vivimos el pasado año y eso ya es suficiente motivo para estar expectantes e ilusionados.

«Sin duda alguna esto afecta a todos los ámbitos y cambia todo lo que se tenía establecido»

– ¿Cómo se ha visto afectada a todos los niveles su hermandad por la pandemia? ¿Cree que esta situación puede ser sostenible mucho tiempo más?

Sin duda muy afectada, el imposibilitar la estación de penitencia es un duro golpe, el trato con los hermanos no puede ser el mismo, la priorización de la labor social por encima de todo, la suspensión de determinados actos imposibles de realizar, proyectos patrimoniales parados, sin duda alguna esto afecta a todos los ámbitos y cambia todo lo que se tenía establecido. Cambia la forma de hacer los actos para el cumplimiento de los aforos y de las medidas de seguridad, la forma de  organizarse en el día a día, cambian mucho la forma de hacer las cosa, pero nunca cambia el sentimiento del porque hemos de realizarlo , que no es otro que la devoción, la fe y amor a Nuestros Sagrados Titulares y eso es lo importante.

La situación claro que puede sostenerse, y digo más: no es que pueda es que debe sostenerse, debemos reinventarnos y encontrar nuevos métodos para seguir adelante. Siempre caigo en el mismo pensamiento, han pasado grandes acontecimientos en la historia que han puesto en aprietos a las Hermandades, algunos posiblemente más duros que este y han perdurado y sobrevivido, si ellos pudieron nosotros tenemos que poder también.

«Debemos reinventarnos y encontrar nuevos métodos para seguir adelante»

– De producirse una cuarta ola de la pandemia, ¿cree que habrá quien lo achaque a los cofrades pese a todo?

Creo que opiniones hay tantas como personas, claro que habrá quien lo piense y lo diga, pero creo que todos debemos ser responsables. Las autoridades son las encargadas de permitir o no permitir los diferentes actos creados y si fuese posible ayudar a que estén lo mejor organizados posible. Creo que desde las Hermandades siempre trabajamos en el marco de lo permitido y cumplimos con las normas que se nos imponen.

Los pensamientos de cada uno son personales al igual que la responsabilidad del cumplimiento de todas estas nuevas normas con las que cada vez estamos más familiarizados.

– ¿Piensa en una vuelta a la normalidad paulatina durante los próximos meses por las vacunas? ¿Ve usted la luz al final del túnel?

Pienso que la vuelta a la normalidad tardará más de lo que pensamos son muchísimas familias las que se han visto afectadas por esta pandemia, y ha afectado en todos los ámbitos, son muchas las familias con pérdidas de seres queridos, muchas las familias que han quedado con lesiones tras el virus, muchas familias que han perdido el sustento familiar y eso tardara en volver a ser como era y en algunos casos será imposible retomar la vida anterior. Y esto se puede extrapolar al mundo de las Hermandades.

El final del túnel desde luego que se ve, ahora no tengo duda alguna que cuando salgamos de él, no será todo igual, o al menos no de una forma tan rápida como quizás queremos llegar a pensar.

«El final del túnel desde luego que se ve, ahora no tengo duda alguna que cuando salgamos de él, no será todo igual»

¿En qué habrá cambiado la cofradía tras estos dos años sin salidas procesionales cuando vuelva a salir a la calle?

Si hablamos de material en estrenos de enseres y demás, por ahora no hay previsión de que haya cambiado en nada, el momento económico no es bueno y desde luego se ha intensificado la obra social que a mi parecer es bastante necesaria en estos día, por lo que por ahora y sin animo a que esto cambien la próxima estación de penitencia será como la última vez.

Si hablamos espiritualmente por supuesto que habrá cambiado, si de algo ha servido esta pandemia es para hacernos ver que todos somos iguales a ojos de Dios, que en la vida por mucho o poco que se tenga, un día estás y al siguiente puede que no, eso a mi entender hace vivir de manera muy diferente en todas las vertientes. Creo que la primera salida será una estación de penitencia muy dura, el hijo que ya no tiene a su padre, cuando antes era quien lo acompañaba, el esposo que quedo viudo y no va con su mujer al palco que llevaban años compartiendo y disfrutando, amigos que no compartirán las filas de nazarenos, etc.

¿Se va a resentir el mundo cofrade en general por la pandemia, o por el contrario piensa que volverá más fortalecido?

Creo que al verdadero cristiano, el que encuentra la fortaleza en la oración, en la ayuda al prójimo, el que se da a los demás, a ese sin duda será más fuerte, habrá crecido en la fe, esperanza y caridad; con esas tres virtudes creo que son más que suficiente para seguir adelante con fortaleza para afrontar todo lo que puede llegar.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup