A paso mudá, 💙 Opinión

Qué difícil nos lo ponen

A veces, se dan situaciones que nos hacen pensar quizá más de la cuenta. Situaciones incongruentes, donde el sentido común deja de sostenerse por sí mismo. Incluso, me atrevería a decir, situaciones que no llegan a ocurrir para tenernos callados. Y es que, a lo largo de estas semanas, han ocurrido situaciones tan parecidas, tan similares, las cuales, unas han sucedido y otras no.

Hace poco leí en un medio conocido que la vuelta ciclista a España se ha celebrado, inclusive su paso por comunidades andaluzas, porque consta de una seguridad alta. Las imágenes que vemos, hablan por sí solas. ¿Y qué es lo que pasa? Pues a mi parecer, que todo está politizado. Y no hablo de izquierdas ni derechas, sino de intereses puros y duros. Y tampoco quiero hacer especial hincapié en lo de la Vuelta Ciclista, sino en todos los actos que tienen lugar en las localidades de nuestra geografía.

Actos aforados tienen lugar cada fin de semana, con un límite de personas establecidos en función de cada espacio donde se realicen los actos. La idea es estupenda, pero ¿una por una, a las 200, 300, 700 o las personas que entren, se les toman los datos? Déjenme cuestionarlo y no creerlo. Y déjenme no creer que el virus no está presente en esos actos, en esos teatros cerrados, donde si alguien estornuda se crea más expectación que en una «levantá» al cielo. Y es que se confunde el «se recomienda» con el «no se puede».

Creo que a estas alturas, la gente está concienciada de sobra en que seguimos en una pandemia. En los estadios entran personas, al igual que en los conciertos de famosos, y otros actos. En otros sectores, las medidas brillan por su ausencia. Pero claro, la religión es la que contagia. Y entiendan el doble sentido de «contagia».

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup