Advertisements
Evangelium Solis, 💙 Opinión

«Quien quiera ser el primero, que sea el último de todos y el servidor de todos»

En este Domingo XXV del tiempo ordinario, traemos a Gente de Paz un nuevo Evangelium Solis. Hoy en el evangelio, Jesús nos sigue mostrando su camino hacia Jerusalén.

EVANGELIO

Lectura del santo Evangelio según San Marcos

En aquel tiempo, Jesús y sus discípulos se marcharon de la montaña y atravesaron Galilea; no quería que nadie se enterase, porque iba instruyendo a sus discípulos. Les decía:

–El Hijo del Hombre va a ser entregado en manos de los hombres, y lo matarán; y después de muerto, a los tres días resucitará.

Pero no entendían aquello, y les daba miedo preguntarle.

Llegaron a Cafarnaún, y una vez en casa, les preguntó:

–¿De qué discutíais por el camino?

Ellos no contestaron, pues por el camino habían discutido quién era el más importante. Jesús se sentó, llamó a los Doce y les dijo:

–Quien quiera ser el primero, que sea el último de todos y el servidor de todos.

Y acercando a un niño, lo puso en medio de ellos, lo abrazó y les dijo:

–El que acoge a un niño como éste en mi nombre, me acoge a mí; y el que me acoge a mí, no me acoge a mí, sino al que me ha enviado.

Palabra del Señor.

El evangelio de hoy nos enseña un segundo paso de Jesús en su camino hacia Jerusalén, acompañado por sus discípulos. El Jesús sabe lo que le espera; lo intuye, al menos, con la lucidez de un profeta: la pasión y la muerte, pero está seguro de que estará en las manos de Dios para siempre, porque el Dios de Jesús, es un Dios de vida. Pero ese anuncio de la pasión se convierte en el evangelio de hoy en una motivación más para hablar a los discípulos del servicio a los demás.

Este segundo anuncio de la pasión, Marcos lo presenta el como una aprendizaje. Pero los discípulos no entendían ni tampoco querían preguntar porque les daba miedo hacerlo. Jesús tuvo paciencia con ellos y por eso Marcos nos ha presentado “tres” anuncios en un corto espacio de tiempo.

En el primer anuncio, Pedro tampoco lo había entendido, ya que intentó impedir que Jesús fuera a Jerusalén. Marcos ha comenzado, desde ahora en su narración una dirección que no solamente es reflejo histórico del camino de Jesús a Jerusalén, sino de “enseñanza” para la comunidad cristiana de que su “Cristo” no se fue de rositas a Jerusalén. Los discípulos no entendieron de verdad a Jesús, ni siquiera por qué le siguieron, hasta después de la Pascua.

En Cafarnaún, en la casa, que es un lugar privilegiado por Marcos para las grandes confidencias de Jesús, porque es el símbolo de donde se reúne la comunidad, les pregunta por lo que habían discutido por el camino; seguramente de grandezas, de ser los primeros cuando llegase el momento. Jesús tomó a un niño y lo puso ante ellos como símbolo de su de que tal vez ya no sabía como explicarles que significaba acoger a Dios. Y es que el cristianismo no es una religión de rangos, sino de experiencias de comunión y de aceptar a los pequeños, a los que no cuentan en este mundo.

Acoger en nombre de Jesús a alguien como un niño es aceptar a los que no tienen poder, ni defensa, ni derechos; es saber oír a los que no tienen voz; son los pobres y despreciados de este mundo, los favoritos del Señor. La tarea, como muy bien Marcos quiere trasmitir a su comunidad, no está en ver si los que se acogen son inocentes o no, sino que debemos mirar a lo vulnerable que sean. Quizás los pequeños, los niños, los pobres, los enfermos contagiosos, no son inocentes. Tampoco los niños lo son. Es el misterio de la debilidad humana lo que Jesús propone a los suyos. Pero los discípulos, que en este caso son los suyos, discutían por el camino quién sería el segundo de Jesús en el concepto erróneo que tenían ellos de Mesías en Jesús. Esta es una enseñanza para el cristianismo de hoy que se debe plasmar en la Iglesia. La opción por los más pobres, por los más necesitados,… por los FAVORITOS DEL SEÑOR, es la verdadera moral evangélica.

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies