La bambalina, 💙 Opinión

Soluciones

Como parece que está claro que la vacuna contra el Covid—19 no va a estar disponible tan pronto como desearíamos, vamos a tener que pensar en alguna solución para que podamos vivir una Semana Santa con pasos en la calle, más o menos como hasta entonces.

Lo primero que seguramente habrá que realizar obligatoriamente si la permiten, porque será requisito indispensable, son test a todos los que forman parte del cortejo de la cofradía, empezando por los que más problemas tendrían, los costaleros, dado la imposibilidad de mantener distancias bajo las trabajaderas de un paso. Un usuario en Twitter, lanzaba la idea de sacar las imágenes en andas, con un número reducido de hermanos portándolas, pero no creo que sea la mejor solución en principio, a no ser que esa fuese la única forma de que nos permitan realizarlas. En cuanto a los tramos de nazarenos, la distancia ya es algo habitual que se mantenga, salvo cuando hay que disminuir todo el cortejo para ganar tiempo o encajarla en una zona concreta para evitar el cruce con otra, pero el nazareno en sí, ya va protegido con el antifaz, lo que sí tendría que adaptarse a las medidas es evidentemente el número de hermanos que puedan salir, este tema peliagudo ya se ha debatido muchas veces para solucionar los problemas que presenta el formato actual de la Semana Santa, pero ahora se tendría que imponer sin más remedio, porque ya hablamos de fuerza mayor, al menos mientras dure la pandemia, que esperemos que poco. Y aún así, en el interior del templo mientras que no se cubran con el antifaz minutos antes de salir, deberían hacer uso de la mascarilla.

Y luego el otro tema, quizás más complicado de solucionar y controlar, es el público. ¿Aforar las calles?, sí, no hay otra, aunque esto provoque que nos perdamos alguna cofradía por algún lugar porque ya se ha llegado al número permitido, de todas formas ya hay calles como la Cuesta del Bacalao o Santa Ángela de la Cruz, que tienen aforo y están limitadas por vallas. Está claro que esto no sería nada fácil de llevar a cabo pero otro año más sin procesiones de Semana Santa, ya no sólo sería un segundo mazazo para los cofrades, si no una auténtica ruina para la hostelería y hoteles de la ciudad, entre otros pequeños negocios, por no hablar de las propias hermandades y bandas, o incluso talleres de orfebrería, cererías, floristerías…etc. que esta terrible situación podría llevar a la desaparición.

De la Semana Santa come y subsiste muchas personas y empresas, no todo es las ganas de ver un paso en la calle por y para el disfrute de muchísimos sevillanos y no sevillanos, hay incluso una necesidad detrás, es por eso que si no podemos vivirla y celebrarla como es habitual, tendremos que buscar remedios para que nos dejen, debemos hacer un esfuerzo por adaptarnos a las medidas y condiciones. Todo pasará, acabaremos con esto y disfrutaremos como nos gusta, como nos merecemos, como la ciudad merece, y como muchísima gente merece y necesita.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup