Advertisements
Córdoba

“Son escenas para la historia eterna de Córdoba que solo unos pocos afortunados podrán contar a sus hijos que presenciaron in situ”

Las dos imágenes que gubiase Juan Martínez Cerrillo comparten espacio físico con el Santísimo Cristo de la Clemencia y la Virgen de los Dolores

Lo decíamos hace tan sólo unos días tras la confirmación de que la Virgen de la Paz y Esperanza y el Señor de la Humildad y Paciencia recibirán culto en San Jacinto mientras se prolonguen las labores de mantenimiento en la Iglesia Conventual del Santo Ángel. Si las labores de mantenimiento a las que será sometida en las próximas semanas la iglesia conventual del Santo Ángel, conocida popularmente como Capuchinos, ha permitido recuperar la escena perdida de los titulares de la hermandad de la Sangre en el Convento del Císter, no es menos llamativa la imagen histórica que deriva del traslado provisional de los titulares de la Hermandad de la Paz y Esperanza por mor de esta circunstancia.

Una realidad que proporciona imágenes para la historia como las que ha atesorado para siempre nuestro compañero Antonio Poyato. Una verdad irrefutable que, ya de por sí, evidencia el acierto de la decisión adoptada por la Junta de Gobierno de la corporación capuchina. Imágenes que permiten observar la presencia de la Paz y de Jesús de la Humildad y Paciencia frente por frente con el Santísimo Cristo de la Clemencia a los pies de la Señora de Córdoba, que reina imperturbable en la quietud de la iglesia en la que es protagonista indiscutible los 365 días del año y cuyas puertas ha abierto de par en par para propiciar escenas inéditas. Tal y como un hermano de la corporación capuchina ha reconocido “son escenas para la historia eterna de Córdoba que solo unos pocos afortunados podrán contar a sus hijos que presenciaron in situ”.

Cabe recordar que Nuestro Padre Jesús de la Humildad y Paciencia y Nuestra Señora de la Paz y Esperanza habitarán las próximas semanas en el hogar de la Virgen de los Dolores, donde recibirán culto propiciando una escena inédita, con las dos imágenes que gubiase Juan Martínez Cerrillo compartiendo espacio físico con el Santísimo Cristo de la Clemencia y su Bendita Madre, en lo que ya es una imagen histórica que pasará a formar parte de la memoria colectiva de ambas corporaciones penitenciales. No es la primera vez, desde luego, que la Reina de Capuchinos rinde visita a la Señora de Córdoba, siendo habitual que en el rosario matinal que cada año protagoniza la Virgen de la Paz por las calles del barrio se acceda a la iglesia de San Jacinto si bien es la primera ocasión en la que los titulares de la corporación capuchina reciben culto en casa de la hermandad vecina.

De hecho, será la segunda vez en la historia en la que ambos titulares salgan de Capuchinos para recibir culto desde el 24 de febrero de 1940, cuando la Paz llegó a su hogar. Cabe recordar que la ocasión anterior fue en 1997 cuando, en el mes de enero, el convento del Santo Ángel fue objeto de una profunda y necesaria restauración que obligó a la hermandad de la Paz y Esperanza a buscar un hogar alternativo para sus Benditos Titulares. Tras sopesar diversas opciones, la decisión fue trasladar el culto a la Iglesia conventual del Carmen Calzado (el Carmen de Puerta Nueva).

Allí, frente a la mirada de la Virgen del Carmen, en el pequeño ara que existe al pie del altar mayor, recibieron culto durante el invierno Ntro. Padre Jesús de la Humildad y Paciencia y Ntra. Sra. de la Paz y Esperanza. Allí tuvieron lugar también los cultos cuaresmales en honor al Señor. Y allí, la hermandad aprendió a tener su segunda casa para siempre. La semana previa al Viernes de Dolores del mismo año se produjo el regreso a Capuchinos.

A raíz de aquel hecho histórico, que supuso la única vez que ambas imágenes han abandonado Capuchinos desde 1940 (el Señor jamás había salido de Capuchinos) se incorporó al cortejo penitencial de la cofradía el estandarte de la hermandad del Carmen. Del mismo modo, una representación de la hermandad de la Paz acompañó hasta el año 2006 a la Virgen del Carmen en su salida. Inexplicablemente esta tradición se truncó a partir de entonces.

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para más información. ACEPTAR
Aviso de cookies