Varios

Así es la portada del boletín de Monte-Sión

La Hermandad de Monte-Sion ya ha puesto a disposición de sus hermanos el Boletín Corporativo de esta Cuaresma en el destaca sobremanera la obra que sirve de portada. Se trata de un Dibujo sobre papel, realizado en Técnica Mixta por Angel Rengell y que lleva por título “Tears & Prayers” (Lágrimas y Rezos).

Descripción de la obra

Un paraje yermo, desolado,

escenario de lágrimas y rezos;

Alado expectante,

desatada ira bajo un cielo enrojecido de plenilunio.

El Hijo abatido,

porta el llanto de su Madre;

dolor manifiesto en un rosario de niños,

que habrían de ser un incierto futuro.

Como haz de luz, el Mensajero,

oferente:

amargo destino,

justicia divina hecha flor.

“Nemo me impune lacessit”

dulce susurro de un Ángel que besa sus cabellos.

Cuando se dice un paraje yermo y desolado, si os fijáis en el dibujo verás un campo hostil donde han sucedido guerras e incluso hay varios restos óseos.

Alado expectante: El Águila, que representa a Dios. En la Biblia con mucha frecuencia Dios emplea la figura del águila para referirse a sí mismo como el que cuida, provee y protege a su pueblo. En este caso, aunque ya sabemos que águila es femenino, ha escrito Alado en masculino y mayúscula por denominación antonomástica en alusión a Dios. “Un Dios alado expectante” .

A lo largo del poema hay varias denominaciones antonomásticas como El Hijo (El Hijo de Dios), Madre (La Virgen del Rosario) Mensajero (Ángel Egudiel).

Este dramático escenario desata la ira de Dios y en el cielo de plenilunio (La luna llena que luce en Jueves Santo) verás una aurora boreal rojiza, se ha descrito este suceso como un reflejo de la ira de Dios para los creyentes.

El Hijo (El Hijo de Dios) en su rostro Jesús lleva dos lágrimas de la Virgen del Rosario, titular de la Hermandad de Monte-Sión, por eso dice que porta el llanto de su Madre.

El Dolor manifiesto en un rosario de niños, son los cinco niños que aparecen en la escena, son cinco como los cinco misterios del rosario. El Dolor de los niños lo siente la Virgen como Madre y se lo hace saber a su Hijo que a su vez lo transmite a Dios.

Ahora aparece El Mensajero de Dios (Ángel Egudiel), por un lado le ofrece el Cáliz, que es ese amargo destino sobre el martirio y muerte que va a sufrir Jesús en el Huerto, y en la otra mano sostiene La Flor de Cardo, como símbolo de la Justicia Divina hecha Flor y le susurra a Jesús: “Nemo me impune lacessit”, Nadie me ofende impunemente, y acto seguido el Ángel le besa a Jesús los cabellos. Estos son los dos mensajes enviados por Dios a través del Ángel a su Hijo Jesús.

“Tears & Prayers” by Luccia Lignan

January 2017 – London, United Kingdom

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup