Bajo un palio de malla, 💙 Opinión

De nuevo, vivir del recuerdo

Día del Carmen, las playas llenas, los chiringuitos también y la Virgen, en su casa. Los recuerdos es lo que nos quedan a muchos debido a la ineptitud de muchos que parece que se han quitado un peso de encima con la prohibición del culto público. Parece que tenían deseo de tener excusas para no tener que organizar la procesión pero nada más lejos de la realidad porque tampoco vemos un mayor desempeño en el culto interno que el que estamos acostumbrados.

Los recuerdos se acaban borrando, y la gente se acaba cansando de que siempre haya excusas que impidan poder manifestar públicamente nuestra fe. En una fiesta tan importante en la geografía española, especialmente en las zonas de costa, parece de chiste que no vayamos a ver las procesiones fluviales de las principales devociones de nuestras costas. Un acto al aire libre que no provocaría aglomeraciones en las aceras, y ni siquiera nada comparado con lo que podemos ver últimamente en nuestras calles.

En fin, de nuevo tendremos que tirar de carrete y acordarnos de lo vivido en años anteriores porque algunos parece que se sienten muy agusto en esto que no deja de ser una pesadilla en todos los sentidos.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup