El archivo de la Semana Santa

La vestimenta de hebrea en los años 80 y 90

Con la llegada de una nueva Cuaresma, las imágenes de la Virgen de toda la geografía andaluza vuelven a vestir los ternos de hebrea que Juan Manuel Rodríguez Ojeda popularizara a principios del siglo pasado con la Virgen de la Hiniesta.

Para ella creó un nuevo tipo de vestimenta alejada del habitual luto que hasta entonces vestían indefinidamente las dolorosas, dotando a la Virgen de una naturalidad mucho más cercana al fiel, más humana y más austera. Aunque Juan Manuel empleó para aquella primera vez un papel de seda para modelar el tocado, pronto los materiales se fueron tornando más nobles, utilizando tul para el tocado y terciopelos o rasos para la ropa.

Precisamente a este modelo corresponde una de las fotografías más icónicas de la Virgen de la Esperanza Macarena, a la que Gard viste y fotografía con tocado de tul, manto de raso azul con vueltas blancas y saya de terciopelo granate (Foto 1). Sin embargo, existen precedentes de estas mismas prendas con la variante del uso de encajes y mantillas doradas como es el caso de la Virgen de las Angustias de Alcalá del Río, en una fotografía anónima que Gard reproduce para la Hermandad en los años 80 (Foto 2). El manto, en cualquier caso, es adaptado al gusto personal de cada Hermandad. Es el caso de la Virgen de la O, que durante años vistió durante la cuaresma un manto realizado en terciopelo azul y blanco (Foto 3), que además de no modificar la visión general de la Imagen aumenta la calidad de las prendas.

Fernand, en su Hermandad de Jesús Despojado, vuelve a modificar levemente el tipo de vestimenta incorporando el uso de damascos para las prendas y brocados para el tocado. La Virgen de los Dolores y Misericordia (Foto 4) es, como siempre, el mejor reflejo del trabajo del vestidor y fotógrafo, aunque luego trasladó con pequeños cambios esta forma de vestir al resto de dolorosas que estaban a su cargo. La Virgen de Guadalupe de la Hermandad de las Aguas (Foto 5) o la Virgen de la Soledad de Salteras (Foto 6) cambian el tul por tejidos, más cercanos a los brocados empleados en la Hermandad del Despojado.

Resulta curiosa la fotografía de la Virgen de la Sangre de Gerena (Foto 7), por ser una foto de Gard (con su habitual fondo de nubes, pintado por él mismo) de una Virgen que, no estando vestida por él, se acerca al tocado llamado ‘de bullones’. Este tocado fue una invención de Fernand para la Virgen de la Hiniesta, y aunque al principio se desarrollaba sobre una mantilla de blonda, en este caso es un raso blanco lo que sirve de soporte para modelar el pecho de la Virgen.

La Virgen de la Esperanza con manto de raso azul, saya de terciopelo granate, tocado de tul y fajín de rayas es actualmente el gran icono de la vestimenta de hebrea (Foto 8). Tristemente no existen más fotos de Gard de este magistral cambio. El carrete se veló prácticamente al completo al revelarlo, salvándose únicamente esta fotografía con el fondo de tinieblas que el propio Gard pintó en su estudio.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup