Advertisements
Córdoba, ⭐ Portada, 💜 De Cerca

«No me gustaría hacer ninguna barbaridad ni cosas raras, las hermandades no estamos para experimentos, sino para hacer cosas serias» | «Las hermandades deben colaborar con sus formaciones musicales y arrimar el hombro»

Las hermandades atraviesan por una situación complicada derivada de la crisis sanitaria que hostiga nuestro país desde el mes de marzo. Es una realidad que no escapa a nadie. Las cofradías de la capital cordobesa no son una excepción, y por ello desde este medio nos hemos planteado darle voz a distintas personalidades del ámbito cofrade de la ciudad de San Rafael, para que expresen sus impresiones sobre lo que está por venir, tal y como ya hicieron los hermanos mayores de la Merced, la Agonía, el Buen Suceso y el DescendimientoEn esta ocasión, Rafael Dorado, hermano mayor de la Hermandad de la Conversión, así como Rafael Cano, hermano mayor de la Pro Hermandad de la Salud de Puerta Nueva, nos brindan amablemente su opinión atendiendo al llamado de este medio.

«Me consta que desde la Agrupación de Cofradías se está intentando llegar a un entendimiento con el Ayuntamiento y que éste hará todo lo posible para que las subvenciones puedan recibirlas las hermandades»

Preguntado por las consecuencias de la pandemia para las cofradías en 2020, Rafael Dorado expresa que no tiene más remedio que valorarlas como «malas, por el parón que supone para todas las cofradías. Para la Conversión quizá es más duro al estar empezando, ya que era nuestro primer año por el que íbamos a pasar por la carrera oficial. Va a suponer dejar de dar un paso hacia delante. Especialmente por la grave crisis que atravesamos a nivel social, económico, algo que nos obliga a dedicar los recursos de la hermandad a otra serie de cosas, con especial hincapié a la labor social y todo lo que supone a los hermanos que lo pasan mal, preocupándonos de seguir manteniendo el culto dentro de las limitaciones que tenemos«. Por su parte, Rafael Cano expresa que «sin duda ha afectado en diferentes aspectos, primeramente a nivel social al no poder realizar una actividad normal de Hermandad, todos los actos que se realizan con aforos medidos y siguiendo las pautas de las autoridades competentes. Por supuesto no solo las consecuencias se están viviendo en el 2020 sino que se arrastran también a 2021 y por ello ya nos estamos preparando a un funcionamiento acorde a la situación que vivimos y, por otro lado, el apartado económico siendo un momento muy delicado«.

«En una reunión de campaña de nuestro actual alcalde José María Bellido traté personalmente este tema y pedí respaldo de las instituciones para las pro hermandades que aún no recibíamos subvención por estar agrupadas, y afirmó que se estudiaría porque sabía del esfuerzo. Preguntaremos próximamente por ello»

En cuanto al asunto de la subvención del ayuntamiento, y su esperada resolución satisfactoria, Cano, que cabe recordar que preside una pro hermandad, afirma que «por nuestra parte no nos afecta pero sí es un tema que creo que se debe de tratar por las autoridades de la ciudad, estamos en constante crecimiento, aumentando a nivel patrimonial y nada de ello es económico porque se trabaja con artesanos cuyo trabajo es laborioso. En una reunión de campaña de nuestro actual alcalde José María Bellido traté personalmente este tema y pedí respaldo de las instituciones para las Pro Hermandades que aún no recibíamos subvención por estar agrupadas, y afirmó que se estudiaría porque sabía del esfuerzo. Preguntaremos próximamente por ello«. En cuanto a Dorado, éste sostiene que «espero que sí, el ayuntamiento tiene consciencia de los apuros que están pasando las cofradías por la falta de ingresos, y seguro que será sensible a nuestras necesidades. Me consta que desde la Agrupación de Cofradías se está intentando llegar a un entendimiento con el Ayuntamiento y que éste hará todo lo posible para que las subvenciones puedan recibirlas las hermandades«.

«No creo que la Semana Santa se diferencie mucho de lo que hemos visto hasta ahora, se volverán a llenar las calles de nazarenos, de público, de pasos…»

En lo que concierne a la realidad económica de ambas hermandades, el máximo mandatario de la jovencísima hermandad de la Conversión sostiene que «la misma que la de todas, supongo, por el parón que supone no poder realizar una serie de propuestas para este año por falta de ingresos. Nosotros seguimos funcionando a base de la lotería, cuotas de hermanos, gracias a que muchos hermanos renunciaron a recibir la papeleta de sitio y la dejaron como donativo, esperamos seguir tirando para adelante«. Acerca de esta cuestión, Cano afirma que «una vez que finalicemos el año y cerremos la cuentas ante los Hermanos veremos cómo se ha acabado. Por suerte, y agradecido, pudimos obtener la mayoría del pago de papeletas de sitio y cuotas de hermanos, hemos obtenido otra ayuda con la venta del antiguo paso del Señor y gracias al trabajo constante y a la buena gestión este año los plazos de pagos están todos ellos cumplidos«. Añade, además, que «donde sí puede preocupar es con el próximo año 2021, en el caso de no tener Semana Santa tal y como la conocemos, los ingresos mermarán; pero aunque pase eso tenemos que seguir en proyectos ambiciosos y los hermanos tienen que sentirlos como suyos y colaborar en lo que buenamente cada uno pueda. Puedo estar orgulloso porque por ejemplo las huchas repartidas de ayuda en tres días estaban todas dadas y se volcaron para colaborar«.

«A día de hoy, siendo una de las ciudades con más riesgo de contagio, más allá de culto con limitaciones en los templos no barajo nada más»

Sobre si las cofradías y las bandas pueden aguantar otra Semana Santa igual que la de 2020, Dorado piensa que «si eso sucede, no tendremos más remedio. Las hermandades han atravesado momentos muy difíciles a lo largo de la historia y siempre han salido adelante. No hay otra: luchar, rezar mucho, seguir con la formación y con lo que nuestros consiliarios y nuestros estatutos digan. No tenemos otra«. Sobre este asunto, Cano expresa que «no queda otra, si la situación sigue así sabemos que la Semana Santa como la conocíamos en la calle no será posible en 2021, la viviremos en los templos, junto al Señor y dotando la cuaresma de actos y formación acorde al momento. En torno a las bandas pienso que el caso es como de otra institución más, son momentos complicados para todos, y en su caso al no actuar se pierden ingresos, por ello las hermandades deben colaborar cada una con sus formaciones musicales y arrimar el hombro. Seguirán con vida seguro, no lo dudo«.

«Si la situación sigue así sabemos que la Semana Santa como la conocíamos en la calle no será posible en 2021»

En cuanto a la mayor preocupación de ambos, Cano reconoce que «a nivel personal la situación que vivimos con la pandemia, está pegando duro en todo. A nivel institucional como responsable de una Pro Hermandad en esta situación, cuidar que el ámbito social y asistencial esté cubierto, que si mi cáritas Parroquial me solicita comida ayudarla como hasta ahora hemos hecho y todo en lo que se me requiera en estos momentos tanto yo como mi Hermandad colaborará como cristianos«. Por su parte, Dorado apunta a «en estos momentos lo que más nos preocupa es que pueda controlarse pronto la pandemia, que salga pronto una vacuna, que nuestros hermanos no se vean afectados por la hermandad, que no se pierdan puestos de trabajo, que a la sociedad le está costando arrancar, ahora otra vez otro parón… Sobre todo la salud, ya que sin ella no hay nada«. 

Cuestionados por las opiniones sobre lo que se podría hacer la próxima Semana santa y las distintas alternativas para no pasar una cuaresma en blanco, Cano expresa que «a día de hoy no puedo opinar con la que está cayendo, una vez comience el 2021 y veamos la actualidad de la situación, veremos realmente lo que sí se puede hacer y lo que no, pero a día de hoy siendo una de las ciudades con más riesgo de contagio, más allá de culto con limitaciones en los templos no barajo nada más«. En cuanto a su posicionamiento como hermano mayor de la Salud de Puerta Nueva, añade que «me posiciono en la responsabilidad de este momento, por supuesto trabajando en aquellas opciones que puedan surgir en los próximos meses, de ahí barajaremos qué actos pueden ser factibles en la próxima Semana Santa«. Finalmente, matiza que esta situación «cada semana cambia, tenemos un estado de alarma que no saben ni las autoridades hasta cuándo se va a prolongar, una situación complicada por desgracia«.

Dorado, sobre esta cuestión, afirma que «mientras que no haya nada en serio preferiría no pronunciarme, se oyen por ahí cosas tan dispares que no sabe uno a quién hacerle caso. La Hermandad de la Conversión va a estar a disposición de nuestros mandatarios de la Agrupación de Cofradías, el Obispado, las autoridades tanto locales como andaluzas y sanitarias…. ¿Si existen alternativas? Claro que tendrá que haber y entre todos nos pondremos manos a la obra para que la cuaresma«. Además, matiza que «no me gustaría hacer ninguna barbaridad ni cosas raras, las hermandades no estamos para experimentos, sino para hacer cosas serias: rendir culto a nuestras imágenes, cumplir los estatutos… lo que decidan las autoridades es lo que vamos a hacer. No será el fin del mundo si tiene que haber otra Semana Santa sin pasos en la calle«.

«Las hermandades han atravesado momentos muy difíciles a lo largo de la historia y siempre han salido adelante»

Sobre si ven el final de todo esto y si volveremos a ver la Semana Santa que conocimos, Dorado se muestra optimista, apuntando que «nuestra hermandad se caracteriza por siempre tirar para adelante. Claro que le veo el final a todo esto, en un futuro a corto-medio plazo que pueda salir una vacuna y que todo quede en un mal recuerdo que no conviene olvidar para que no vuelva a ocurrir«. Añade, además, que «no creo que la Semana Santa se diferencie mucho de lo que hemos visto hasta ahora, se volverán a llenar las calles de nazarenos, de público, de pasos… «. Por su parte, Cano espera «que en el 2021 empecemos a ver la luz al final del túnel, pero sobre todo espero que no sea un parche, que después se descubra qué es lo que no ha funcionado, espero el principio al menos de la solución definitiva». En cuanto a si volveremos a ver la Semana Santa que conocimos, Cano concluye que «creo que la apreciaremos aún más que antes, servirá para aprender a prepararse ante lo que hemos vivido y ser conscientes de la grandeza que ostentamos en nuestra Semana Santa«.

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup