Málaga

Pastora, divina madre de los Capuchinos

Pasadas las seis y media de la tarde, la Divina Pastora se reencontraba con su barrio. Balcones y calles engalanadas ante una procesión que es toda una lección de amor de los vecinos con su patrona. La Unión Musical Maestro Eloy acompañó musicalmente el trono de la Señora. La imagen, que ha regresado recientemente a su parroquia recorrió las calles aledañas al templo.

Uno de los momentos más esperados se vivió cuando la Divina Pastora discurrió por la calle Tizo, poco antes de llegar a la Cruz del Molinillo y encarar la cuesta que la llevó de vuelta a la parroquia. Al pasar por esa calle tuvo lugar la inmensa lluvia de pétalos que deja a su paso una alfombra para quien desde hace trescientos años es faro de un enclave que no se entendería sin la devoción que, desde entonces, le profesan.

Lluvia de pétalos, peticiones, cohetes relampagueando en el cielo y unas calles atestadas de un público que la acompañó hasta que, pasadas las 22:45 horas, la Divina Pastora entraba en su templo. Otro de los momentos para el recuerdo fue la visita que realizó al convento de las Mercedarias, con motivo del VIII centenario de la Orden de la Merced. En cuanto a las novedades, la incorporación por parte de la formación musical de la marcha “La Divina Pastora”, dedicada a la Divina Pastora de San Fernando.

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup