Sevilla

Salud de San Isidoro: Elegancia y clasicismo en una tarde de Glorias memorable

La Imagen ha recorrido las calles del centro entre un mar de personas

Se trata de una de las Glorias que más devoción concentra, y una de las procesiones marcadas doblemente en el calendario al llegar el mes de mayo.

Jornada luminosa junto a la bella Imagen, que ha recorrido la feligresía de San Isidoro. Fotos: Andrés González.

La Virgen de la Salud de la Parroquia de San Isidoro ha vuelto a llenar Sevilla de elegancia y gracia con la belleza de su paso, el andar maravilloso de sus costaleros y el insuperable repertorio musical interpretado por la Banda Municipal Liceo de Moguer.

La Santísima Virgen salía pasadas las siete y media de la tarde mientras sonada el himno nacional y aplaudían los incontables devotos que se acostaban en los aledaños del templo y en la Cuesta del Rosario.

El cortejo avanzaba mientras caía la tarde por el Salvador, la Plaza de San Francisco, Sierpes o Sagasta, lugar donde el paso reviró levemente para que una devota contemplara a la Imagen Letífica desde su balcón.

La Virgen de la Salud lucía preciosa con el manto celeste; y el Niño Jesús, sostenido en los brazos de su madre, portaba un traje rojo para la ocasión.

Sabor clásico en el periplo de la Virgen de la Salud por las calles de la feligresía. Fotos: Alejandro Sigüenza.

Los últimos rayos del sol iluminaban la fachada de la Iglesia del Salvador mientras la Señora cruzaba la Plaza a los sones de «Virgen de la Paz», una de las composiciones más interpretadas en la Semana Santa sevillana.

Tras ello, el paso se alejaba poco a poco buscando la Alfalfa en una noche repleta de emociones para una feligresía entregada con su Virgen de la Salud.