Córdoba, Portada, Sevilla

Un proyecto de grupo parroquial, cuyo titular sería Jesús del Divino Perdón por el Puente del Cedrón, anuncia su traslado de Sevilla a Córdoba

Esta advocación se uniría a la ya existente de María santísima del Rosario en sus misterios dolorosos

Un grupo de cofrades, responsables de un proyecto de grupo parroquial que se estaba desarrollando en la ciudad de Sevilla, ha anunciado que, tras un Cabildo Extraordinario celebrado el pasado 5 de junio, ha tomado la decisión de cambiar la localidad del proyecto desde la capital hispalense a la ciudad de Córdoba. Así reza en un comunicado difundido a través de distintos foros en el que se asegura que la decisión se ha tomado porque en esta ciudad, Córdoba, «tenemos mayor oportunidad de entrar en una parroquia y de que el proyecto salga adelante al haber menor abundancia de cofradías y más parroquias sin corporación establecida«.

El mismo comunicado específica que en el citado cabildo se decidió que el titular cristífero en torno al cual materializar el proyecto sea Nuestro Padre Jesús del Divino Perdón, representando el momento de su paso por el Puente del Cedrón. Esta advocación se uniría a la ya existente de María santísima del Rosario en sus misterios dolorosos.

Uno de los responsables del proyecto explicaba el pasado mes de mayo a Gente de Paz que este proyecto se puso en marcha el pasado 14 de enero cuando dos jóvenes quisieron comprar una dolorosa de tamaño natural que al principio querían tener como devoción particular. El mismo responsable indicaba que la dolorosa será realizada por un escultor cuyo nombre no será de momento desvelado pero que estaría «entre los mejores«.

Según desvelaba a este medio se fue creando el grupo y publicitándolo con el objetivo de atraer el mayor número de personas posible, iniciando un proyecto cuyo desarrollo cambió la intención original orientada a que la futura Virgen del Rosario recibiera culto de manera privada a soñar con que un día pueda «salir en salidas procesionales«. Un sueño que originalmente quisieron que tuviera por testigo a la ciudad de Sevilla y que ahora pretenden que germine en Córdoba. Sólo el tiempo y la constancia determinarán el recorrido esta curiosa iniciativa pueda tener.