Advertisements
España

Sánchez ofrece ahora cuatro meses de estado de alarma y que sus «presuntos expertos» decidan si se alarga hasta mayo, una medida que tampoco salvaría la Semana Santa

Fiel a su política ver decir Diego donde tan solo hace cinco minutos dijo digo el jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, ha ofrecido este miércoles al Partido Popular que el estado de alarma se extienda cuatro meses y que el próximo 9 de marzo sea el Consejo Interterritorial de Salud el que «revise» si debe o no continuar. Una auténtica trampa que no es más que un brindis al sol puesto que deja en manos de los presuntos «expertos» de Sánchez decidir si el Estado de alarma se prolonga o no hasta la fecha inicialmente prevista de principios del mes de mayo con lo que ya pueden imaginar cuál será la decisión.

Sánchez ha lanzado esta «oferta envenenada» en la sesión de control del Congreso al líder del PP, Pablo Casado, quien ha defendido su oferta de limitar el estado de alarma a ocho semanas para «salvar» la campaña de Navidad. Además, ha criticado la «cacicada» de ni siquiera acudir al Parlamento a explicarlo este jueves. Sánchez le ha ofrecido entonces al PP que apoye el estado de alarma cuatro meses y que el Consejo Interterritorial sea el que el 9 de marzo «revise» la decisión. «Primera revisión el 9 de marzo, segunda revisión el 9 de mayo», ha proclamado.

Un truco de trilero de la misma calaña de los que suele perpetrar Sánchez que, en cualquier caso, no sirve para nada puesto que en el caso de que el estado de alarma se terminase levantando a principios de marzo el daño para la Semana Santa y el resto de fiestas de la primavera estaría hecho igualmente toda vez que nadie va a montar la infraestructura necesaria para desarrollar ninguna de estas celebraciones por si acaso a los «presuntos expertos» de Sánchez se les ocurre perdonarnos la vida. Fuegos de artificio, una vez más.

Advertisements

Suscríbete

Introduce tu correo electrónico para recibir todas las novedades. 


Powered by WordPress Popup